La Policía Local denuncia a seis vehículos de Cabify en su primera semana de servicio

Imagen de archivo de un coche de Cabify en Murcia./J. Carrión/ AGM
Imagen de archivo de un coche de Cabify en Murcia. / J. Carrión/ AGM

Los agentes detectan el incumplimiento por sistema de la prohibición de circular por las calles de la ciudad en busca de clientes

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Hoy se cumplen exactamente diez días desde que la compañía Cabify, la conocida y polémica plataforma de alquiler de vehículos con conductor (VTC), anunciara el comienzo de sus operaciones en las calles de la ciudad, que hasta ese momento permanecieron ajenas al conflicto laboral que mantenía el sector del taxi con este nuevo modelo de movilidad urbana en otros puntos de España. Pero en este escaso periodo de tiempo, de apenas una semana y media, han aparecido los primeros problemas.

La Policía Local de Murcia denunció a seis vehículos de Cabify el pasado fin de semana, el primero en el que prestaron servicio a clientes desde su desembarco por sorpresa en la Región el 5 de marzo. La mayoría de expedientes estuvieron relacionados con el incumplimiento de las condiciones establecidas en la legislación que regula la actividad de estos VTC para procurar una pacífica convivencia con los taxis. Así, según confirmaron fuentes del Ayuntamiento, los agentes sorprendieron a vehículos de Cabify circulando por las calles murcianas en busca de clientes, cuando tienen la obligación de permanecer en su base de operaciones a la espera de recibir solicitudes por parte de los usuarios y alcanzar un acuerdo con ellos para realizar un desplazamiento, que se debe plasmar en un documento.

Este contrato, que indicará el trayecto consensuado y el precio, lo deben llevar los conductores impreso en papel en el interior del vehículo. Desde el mismo momento en el que se pone el motor en marcha y hasta que se apaga. Además, otra de las exigencias legales es mostrar en el coche, en la parte delantera y en la trasera, una pegatina identificativa para que quede claro que prestan este tipo de servicio. Al menos, tienen que guardar en el salpicadero la tarjeta de transporte y todos los permisos. Según las citadas fuentes municipales, los seis VTC denunciados infringían algunas de estas obligaciones, e incluso todas en algún caso. Las propuestas de sanción, que pueden acarrear una multa económica que oscila entre doscientos y seiscientos euros, se tramitará ahora en la Consejería de Fomento, que es la que tiene las competencias del transporte interurbano.

«Efecto llamada»

Las principales asociaciones profesionales del taxi en Murcia (Radiotaxi, Unión del Taxi y Teletaxi) están al tanto de estas supuestas irregularidades detectadas por la Policía Local. Pero no les causa la menor sorpresa. «Es lo mismo que ocurre en otras ciudades españolas, que llevó a nuestros compañeros a movilizarse en estos meses. Vienen con unas restricciones que luego incumplen por sistema», advierte Sergio Navarro, portavoz de la cooperativa mayoritaria, Radiotaxi. Navarro encabezó la representación del sector que se reunió ayer en el edificio municipal de Abenarabi con la concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Lola Sánchez, a la que reclamaron que se mantenga esta intensa labor policial de control e inspección de los vehículos con conductor. También alertaron a la edil de que, aunque en un principio Cabify inició su actividad con una flota de quince coches, «se ha producido un efecto llamada y tenemos conocimiento de que han venido a Murcia vehículos de Málaga, Madrid, Zaragoza y Ávila», añade el portavoz de Radiotaxi.

Decreto autonómico

Tanto Navarro como los responsables de Unión del Taxi, José Pérez Garvi, y de Teletaxi, Francisco José Martínez, apremian al Gobierno regional a que apruebe un decreto autonómico que fije unas reglas del juego claras para que este nuevo medio de movilidad no suponga una competencia desleal para los taxistas. Los dirigentes corporativos aseguran que están en permanente contacto con el consejero de Fomento e Infraestructuras, Patricio Valverde, y el director general de Transportes, José Ramón Díez de Revenga, y esperan que haya novedades antes de las elecciones del 26 de mayo. Por el momento no se plantean huelgas, aunque no se descartan movilizaciones si la situación empeora y la Administración regional no toma medidas. En julio pasado, mucho antes de la llegada de Cabify a Murcia, los taxistas de la Región se sumaron a los paros convocados en Madrid y Barcelona en solidaridad con estos compañeros.

Más