La competencia empuja a los taxistas a vestirse de traje para trabajar

José Pérez Garvi (Unión del Taxi) y Sergio Navarro (Radiotaxi) entran en el edificio municipal de Abenarabi para reunirse con la concejal de Tráfico. / javier carrión / agm
José Pérez Garvi (Unión del Taxi) y Sergio Navarro (Radiotaxi) entran en el edificio municipal de Abenarabi para reunirse con la concejal de Tráfico. / javier carrión / agm

David Gómez
DAVID GÓMEZ

La batalla con los VTC está sirviendo a los taxistas para darse cuenta de que no pueden vivir de espaldas a la evolución de la sociedad, pues de lo contrario estarán condenados a pasarlo mal en el futuro. Y uno de los primeros cambios que se están acometiendo en el sector pasa por la renovación de la imagen.

Las organizaciones del taxi en Murcia acordaron hace unos meses recomendar a los profesionales asociados que cuiden más su indumentaria, sugiriéndoles que se pongan un uniforme para prestar el servicio en las calles. Por eso cada vez es más frecuente encontrarse en la capital de la Región a taxistas vestidos con un traje oscuro, una camisa clara y una corbata azul, que fue la vestimenta que se consensuó. Por ahora, es voluntario llevarla.

«La idea surgió durante todo este tiempo que hemos estado yendo a las manifestaciones en Madrid y Barcelona, donde nos hemos percatado de que tenemos que evolucionar. Y también, hay que reconocerlo, por la competencia de estas plataformas como Cabify y Uber, cuyos conductores suelen ir engalanados. Al igual que se ha producido un cambio de generación en el taxi, tenemos que ser capaces también de llevar a cabo un modernización de nuestra imagen», sentencia Sergio Navarro, portavoz de Radiotaxi. Navarro fue uniformado ayer a la entrevista mantenida con la concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, Lola Sánchez Alarcón, aunque sin la chaqueta, «que me la he dejado en el coche porque cualquiera la lleva con el calor que hace en Murcia».

«Los clientes lo agradecen»

De la misma forma, José Pérez Garvi, de Unión del Taxi, acudió trajeado a la reunión con la edil, tras la que afirmó que los clientes valoran de manera muy positiva este esfuerzo que se hace por mejorar la estética. «En estos meses en los que está en vigor el uniforme, he visto cómo un usuario llegaba a una parada y elegía montarse en el vehículo cuyo conductor iba uniformado», cuenta este profesional. Tanto Pérez Garvi como Navarro calculan que serán alrededor de cuarenta conductores (de una plantilla de más de doscientos) los que se han sumado voluntariamente a la iniciativa de vestir de traje, cuya adquisición corre a cargo de cada particular. «Siempre es más barato comprarte un traje que un coche híbrido de la marca Mercedes. Poco a poco se irán incorporando más compañeros», reflexiona Sergio Navarro.

Las asociaciones profesionales indican que esta iniciativa se va a extender por la Región y, aunque también de forma tímida, está llegando a Cartagena.