Cesan al director general de Emergencias tras conocerse que fue al teatro en plena gota fría

Pablo Ruiz Palacios, segundo por la derecha, este martes, gestionando en Los Alcázares la crisis provocada por las inundaciones./112
Pablo Ruiz Palacios, segundo por la derecha, este martes, gestionando en Los Alcázares la crisis provocada por las inundaciones. / 112

La consejera Ballesteros releva a Ruiz Palacios después de que este se negara a dimitir con el argumento de que «tengo la conciencia tranquila»

LA VERDAD

Pablo Ruiz Palacios fue destituido este martes por la tarde de su cargo de director general de Emergencias por parte de la consejera de Transparencia, Participación y Administración, Beatriz Ballesteros, como consecuencia de la crisis provocada por la revelación de que se había marchado al teatro, en la noche del pasado viernes, durante algunas de las horas más críticas de la inundaciones que han asolado la Región.

El cese se produjo después de una breve reunión en la que la consejera le habría ofrecido la posibilidad de presentar su dimisión. Sin embargo, Pablo Ruiz Palacios habría rechazado este ofrecimiento con el argumento de que «tengo la conciencia muy tranquila y no creo haber hecho nada malo, pues desde el primer minuto me he dedicado a trabajar hasta el límite de mis fuerzas», según las declaraciones que poco después realizó a 'La Verdad'.

En la decisión adoptada por Beatriz Ballesteros de zanjar el escándalo de la forma más expeditiva posible habría pesado de manera trascendental la dirección nacional de Ciudadanos, que es la formación política bajo cuyo manto accedieron a sus respectivos cargos tanto la consejera de Transparencia como el ya ex director general de Emergencias.

El futuro político de Pablo Ruiz Palacios se auguraba sombrío desde que este periódico, en su web, ofreció la primicia de su escapada al Teatro Romea, en la noche del viernes, para asistir a la representación de la obra 'La telaraña', de Agatha Christie. Durante las dos horas aproximadas de espectáculo todos los servicios de emergencias de la Región se encontraban en estado de máxima alerta, pues la DANA estaba entrando en su fase más crítica y un buen número de poblaciones comenzaban a verse gravemente amenazadas por el aumento del nivel del agua.

Aunque Ruiz Palacios se apresuró a pedir perdón y explicó que se limitó a tomarse dos horas de descanso para atender un compromiso familiar, «después de una semana en la que apenas he dormido dos horas al día», el escándalo despertado por la noticia, que ayer llegó a ser recogida ampliamente por los medios de comunicación nacionales, ya auguraba que iba a resultarle muy complicado seguir al frente de ese departamento.

A primera hora de la mañana, tanto el PSOE como Podemos ya se habían precipitado a reclamar su cese, aduciendo que había incurrido en «una verdadera irresponsabilidad» y «en una grave negligencia». Pocas horas más tarde, el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, había eludido ratificarlo en su cargo, tras ser interpelado por los periodistas a tal respecto, y se había limitado a destacar la buena gestión de la Consejería durante las inundaciones.

Hacia las seis y media de la tarde, tras entrevistarse con la consejera Ballesteros, Ruiz Palacios era destituido de la dirección de los servicios de Emergencia y, sin tratar de disimular su malestar, anunciaba una rueda de prensa para las próximas horas «en la que diré lo que pienso de la política y de mi partido y pondré a cada cual en su sitio».

El ex alto cargo, abogado de profesión, aseguró que volverá a su despacho, «porque por fortuna yo no tengo necesidad de vivir de la política».