Valses y polcas para comenzar el año

Lola Soto, Julia Mata y Nieves González. /PABLO SÁNCHEZ / AGM
Lola Soto, Julia Mata y Nieves González. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

El público siempre sale satisfecho ante tal derroche de sensibilidad y buen gusto para los sentidos

ÁNGELA DE LA LLANA

Ya es habitual para muchas familias iniciar el año asistiendo al tradicional Concierto de Año Nuevo, a cargo de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia (OSRM), que cada mes de enero se celebra en el Auditorio El Batel con un lleno absoluto. El público siempre sale satisfecho ante tal derroche de sensibilidad y buen gusto para los sentidos.

Bajo la batuta de su directora, Virginia Martínez, la formación musical deleitó, un año más, a los presentes el pasado jueves con un programa especial, festivo y familiar. Lo formaron piezas clásicas compuestas para el baile, como la polca y el vals. El complemento lo puso una sucesión de temas conocidos de bandas sonoras de películas. Parte del triunfo hay que atribuírselo a la Fundación Cajamurcia, que organizó la velada con fines benéficos. En esta ocasión, la recaudación íntegra del concierto se destinará a la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Julio Mínguez, responsable de los actos que organiza la fundación en Cartagena, explicaba poco antes de comenzar el concierto que, cada año, se destina la recaudación a un fin distinto. «En esta ocasión, hemos pensado en la Asociación Contra el Cáncer que hace una gran labor», dijo. El presidente de la AECC en Cartagena, el oncólogo Pablo Cerezuela llegó a El Batel junto a compañeros como Carlos Díaz, Santiago del Álamo e Inma Galera. Primero, agradeció «la ayuda económica» y, después, explicó que «la celebración de este concierto es un estímulo, un reconocimiento a todos los asociados y al peso social que tiene la organización».

El hecho de que el concierto tenga tintes solidarios es de «una gran importancia» para asistentes como Toñi Álvarez, Ángel Valero, Balta Pereda, Carmen Rodríguez y María Luisa Segado. Como ellos, opinaba la familia compuesta por María Ángeles Ramírez, Mariano Rosique y el hijo de ambos, que no se pierden el espectáculo ningún año.

La expectación por escuchar un concierto, que ya es cita obligada, se hacía sentir en asistentes como el actor Manuel Llamas y su mujer, Pepa Soto, el comisario jefe de la Policía Nacional, Damián Romero, que acudió acompañado de Arancha Borque y la familia compuesta por Irene Andrés, María Dolores Lambertos, Isabel Muñoz e Irene yJaime Terry.

El concierto no dejó indiferente a asistentes como Lola Soto, Julia Mata, Nieves González, Paqui García, Alicia Miguel, Rodrigo López, Mónica Salmerón y Pilar Guillén. Para comenzar el espectáculo, nada mejor que una selección de temas de películas tan conocidas por el público como 'Los siete magníficos', 'La misión', 'El Padrino', 'Cantando bajo la lluvia', 'Cinema Paradiso', 'Juego de tronos' y 'El Puente sobre el río Kwai', entre otros.

Fue un repertorio que gustó y que, en una segunda parte, dio un giro hacía composiciones clásicas de Johann Strauss, Leroy Anderson y Eduard Strauss. Sonaron polcas y valses magistralmente interpretados, entre ellos 'El Danubio Azul', que nos transporta a tierras austriacas. De ello disfrutaron espectadores como Sole Otón, María Luisa Martínez, María José Giménez, Margarita García, Ángel Carrillo, Cati Jiménez, Miguel Serrano y los hermanos Juan, Lucía y Rodrigo Orts.

Juan Cegarra, María José Andreu, Fulgencio Martos, Cristina Hernández y Caru Banacloig fueron algunas de las personas que le dedicaron un largo y prolongado aplauso a los componentes de la orquesta. Un año más, la OSRM lo dio todo en Cartagena, en un concierto que ya es un espectáculo imprescindible para los amantes de la música.

Tras el deseo de Virginia Martínez de un año lleno de «salud, alegría y mucha música», el espectáculo se cerró, como no podía ser de otra manera, con la tradicional Marcha Radetzky, una composición orquestal de Johann Strauss (padre), escrita en el año 1848 y que puso punto y final a una gran noche navideña.