Una oleada de incendios provocados arrasa tres coches y ocho contenedores en Alcantarilla

Un Mercedes parcialmente calcinado en la calle Cristóbal Colón. / p. l.
Un Mercedes parcialmente calcinado en la calle Cristóbal Colón. / p. l.

Policía Local y Nacional sospechan que un pirómano o un grupo de jóvenes están detrás de estos actos vandálicos

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Una oleada de incendios provocados en Alcantarilla mantiene en jaque a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. El autor -o autores- recurre a materiales y líquidos acelerantes para que el fuego se propague a toda velocidad y hasta ahora ha arrasado tres vehículos estacionados en la vía pública y ocho contenedores de basura, reciclaje y vidrio. «Parece ser que hay un pirómano», apunta como primera hipótesis el jefe en funciones de la Policía Local, Bartolomé Mayol. «La otra posibilidad que se baraja es que sean varios jóvenes, porque se trata de actos vandálicos y hace un año ya se detuvo a un grupo de menores por quemar contenedores».

En las últimas dos semanas los incendios provocados se han sucedido de día y de noche, en más de media docena de calles, generando alarma social. «En todos los turnos se ha incluido una orden para que se lleve a cabo una vigilancia extrema y se identifique a cualquier persona sospechosa», subraya a 'La Verdad' el mando policial para mandar un mensaje de tranquilidad a los vecinos. «Es una prioridad detenerlo y se están poniendo todos los medios». De hecho, la Policía Nacional se ha sumado a la investigación y para identificar al autor o autores se están visualizando las grabaciones de las cámaras de seguridad de bancos y comercios de las calles asoladas por el fuego.

También se están analizando pruebas encontradas en algunos de los incendios, como el ocurrido el día 29 de diciembre, en un Volkswagen estacionado en la calle Ángel Galindo. La densa humareda procedente de un neumático del turismo sobresaltó a los vecinos, que dieron la voz de alarma a los bomberos a las cuatro de la tarde. Una vez sofocado el fuego, fuentes de la investigación confirman que «se intervino algodón impregnado con sustancia inflamable, que apareció sobre una de las ruedas delanteras del coche».

En la calle Cristóbal Colón corrió peor suerte un Mercedes, cuyo motor, capó y ruedas delanteras acabaron calcinadas. «Parece que le prendió fuego a unos paquetes de pañuelos», señalan las citadas fuentes. «La Policía Científica los está analizando para ver si encuentra huellas».

Quemó una casa abandonada

Lo que más preocupa a las Fuerzas de Seguridad es la voracidad que está mostrando el autor o autores de los incendios. Valga como ejemplo lo sucedido el 28 de diciembre, cuando a las 15.30 horas, empezaron a arder dos contenedores en la calle Cid Campeador y solo media hora después, una bola de fuego y humo emergió del tejado de una casa abandonada, próxima al céntrico jardín de Campoamor. «Ese tío no para», lamenta un policía local que estuvo de servicio aquella tarde.

El citado inmueble está en ruinas, junto a una farmacia y varias casas habitadas, por lo que la intervención de los bomberos fue crucial para evitar una desgracia. En el aparcamiento disuasorio de vehículos del jardín de Aviación también prendió un contenedor de reciclaje y de no haber sido extinguidas las llamas se habrían propagado a decenas de coches estacionados en la zona. «En algunas calles afectadas, como Cristóbal Colón, ha actuado hasta en dos ocasiones, quemando coches y contenedores», alerta el jefe en funciones de la Policía Local. El último ataque se registró el 4 de enero, en Alfonso X El Sabio, donde tres contenedores acabaron reducidos a cenizas.

 

Fotos

Vídeos