La anciana a la que robaron el bolso en Alcantarilla llevaba 16 décimos de lotería de Navidad

Vendaje que lleva en la pierna la anciana asaltada. /Jorge García Badía
Vendaje que lleva en la pierna la anciana asaltada. / Jorge García Badía

Uno de sus hijos localizó parte del dinero que le habían quitado en un contenedor de reciclaje, cerca de unos pisos sociales

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Ángeles apela a la colaboración ciudadana para dar con el ladrón que le quitó la friolera de 4.065 euros en metálico y 16 décimos de lotería de Navidad. «Se llevó mi pensión y la de mi hermano que es discapacitado, el dinero que llevaba para pagar un viaje a Benidorm, para la compra del mes...». Es interminable la lista de cosas que iba a realizar con ese dinero esta jubilada de Alcantarilla, de 68 años.

«Había estado en el mercado y me dirigía a casa de mi hermano a hacerle la comida, como cada día, porque tiene problemas de visión». Antes de que le arrebatasen el bolso, por el método del tirón, Ángeles está segura de que vio al ladrón. «Me crucé con él en dos ocasiones, una de ellas estaba observándome desde una esquina», rememora a 'La Verdad'. De hecho, asegura que es un hombre, de unos 40 años, de tez morena, que mide algo más de 1,75 y viste un chaleco, de color azul.

La anciana no sospechó nada y, a las 11.30 horas del pasado miércoles, se marchó del mercado con su carrito de la compra, una bolsa de naranjas y el bolso. «Me siguió durante cien metros y me atacó por la espalda». A la altura del jardín de la Libertad se abalanzó con violencia sobre ella: «Me arrastró por el suelo y varias mujeres subieron a ayudarme cuando me escucharon gritar».

El tironero no desistió hasta que se llevó el bolso, llegando a lesionar a Ángeles. «Me dejó destrozada la rodilla», comenta mientras muestra a este diario el aparatoso vendaje que lleva en la pierna izquierda. En el robo también hubo víctimas colaterales porque perdió 16 décimos de 'El Gordo', algunos de los cuales juega con sus hijos y amigas. «Son números que llevo toda la vida: el del hogar del pensionista de San Ginés, la Cofradía de La Samaritana de Cieza...». Esta pensionista suma al disgusto de que le hayan arrebatado su pensión y la de su hermano, la posibilidad de que el ladrón se haga rico a su costa en el sorteo del próximo 22 de diciembre. «Sufro más por la lotería que por el dinero», se lamenta.

El contenedor amarillo

Es tal la indignación de la familia por lo que ha sufrido esta mujer, que su hijo, Ángel, el mismo día del robo se puso a rastrear los contenedores de basura de la localidad. Comenzó por las calles La Fuente y Real por donde huyó el tironero. «Iba llamando al teléfono de mi madre porque daba línea». Tras una ardua búsqueda, a las 15.50 horas del miércoles, en un contenedor de reciclaje, de color amarillo, sonó el móvil. El container estaba situado en los alrededores de los pisos sociales de las calles Alegría e Ilusión. «Dentro del bolso, mi madre llevaba dos cartillas de ahorros, pero solo quedaban 900 euros». Faltaban 3.165 euros y no había ni rastro de la lotería de Navidad.

La anciana sospecha que el ladrón vive en la localidad y pide ayuda a los vecinos que residan por los alrededores del jardín de la Libertad por si alguno vio al autor del robo durante su huida y puede aportar datos del sospechoso a las Fuerzas de Seguridad. De momento, una de las mujeres que auxilió a Ángeles ha acudido a la Policía Nacional a prestar declaración y a que le mostrasen fotografías de delincuentes fichados por robos mediante el método del tirón. La Policía Local también está tratando de dar con el autor, ya que unos agentes fueron los primeros en llegar al jardín y solicitaron una ambulancia que prestase atención médica a la pensionista tras el forcejeo con el caco.