https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Carlos Montes del Olmo: «Nos va la vida en conservar la naturaleza»

El catedrático de la UAM Carlos Montes del Olmo. / ideal
El catedrático de la UAM Carlos Montes del Olmo. / ideal

El científico, experto en valoración de servicios ambientales, abre hoy con una conferencia el programa de actividades del 40 aniversario de Ecología en la UMU

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Proteger la naturaleza no es un capricho de científicos ni de ecologistas, sino que nuestro futuro como civilización depende de ello. Palabra del sevillano Carlos Montes del Olmo, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y asesor científico en jefe de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en España. Investigador experto en valoración de servicios ambientales y defensor de unas ciudades más 'verdes', abre hoy el programa de actividades del 40 aniversario de los estudios de Ecología en la Universidad de Murcia, a la que estuvo vinculado entre 1978 y 1983. Su conferencia: 'Bienestar humano y objetivos de desarrollo sostenible', a las 19.00 horas en el Aula de Cultura de Cajamurcia (Gran Vía, Murcia).

-¿Estamos a tiempo de garantizar un medio ambiente digno para las generaciones futuras?

-Los datos que tenemos son negativos, pero esa visión catastrofista te bloquea, te para. Así que tenemos que aprovechar estas crisis como ventanas de oportunidad para transformar algunas cosas, como el cambio climático inducido por el hombre, que no es lo mismo que la variabilidad climática a lo largo de la historia. Y yendo a las causas, porque el cambio climático es solo el efecto.

«Ya se hablaba de los problemas del Mar Menor cuando yo estaba en Murcia»

-¿De qué hablará hoy en Murcia?

-Hablaré sobre los valores que dominan la sociedad, y si son compatibles o no con la conservación de los ecosistemas. Conservar la naturaleza no es una propuesta elitista, sino que nos va la vida en ello. Nuestro bienestar está vinculado al buen estado de los océanos, de los ríos... La gente tiene que saber que el agua no viene del grifo ni la leche de la nevera, y que necesitamos a los insectos polinizadores. No podemos separar la naturaleza de nuestra vida cotidiana. Si la sociedad no cambia este paradigma corremos el riesgo de colapsar como civilización.

-¿Por qué las estrategias de conservación están siempre tan relegadas en la agenda política?

-La conservación de la naturaleza es una cuestión de valores, depende de nuestro estilo de vida: de lo que comes, de lo que compras, de cómo usas la energía... Hay que reconectar a la sociedad con la naturaleza trabajando sobre todo con la población urbana, para que salga fuera y conozca lo que hay más allá del asfalto.

-¿Cómo hacer ciudades más sanas y habitables?

-Hay que renaturalizar las ciudades con huertos urbanos y zonas verdes. Las áreas verdes son fundamentales, más que los parques diseñados para pasear. Pero la ciudad sin el territorio no es nada, los espacios urbanos no pueden mirar solo hacia dentro, sino que tienen que conectarse con sus ecosistemas, en el caso de Murcia con el río y la huerta. Me consta que el Ayuntamiento de Murcia está trabajando ahora en esto con proyectos interesantes.

-Encontrará Murcia surcada por carriles bici. Una apuesta de la ciudad para reducir la contaminación

-Promover el uso de la bicicleta está bien, pero en las ciudades la contaminación tiene que ver con el estilo de vida. Y el estilo de vida urbano es individualista, sedentario, consumista y desconectado del mundo rural y natural. Hay que saber leer estas señales e ir al origen del problema.

-¿Ha seguido el proceso de degradación del Mar Menor?

-Era algo conocido, ya se hablaba de los problemas del Mar Menor cuando yo estaba en Murcia. Las transiciones son lentas pero los cambios ocurren muy rápidamente. La pena es que los equipos de investigación de la UMU lo llevaban avisando hace décadas. ¿Por qué tenemos que darnos cuenta del valor del Mar Menor cuando se producen estos episodios de difícil solución? ¿Por qué no gestionamos las causas en lugar de recurrir a la reparación del daño?

-Se cumplen 40 años de los estudios de Ecología y también del trasvase Tajo-Segura. ¿Algo que decir desde una perspectiva científica del debate sobre el agua?

-Un plan hidrológico tiene que ser mucho más que una suma y resta de caudales, porque un río no es solo un canal y un acuífero no es un embalse. Los cursos de agua proporcionan una serie de servicios que contribuyen al bienestar de la población. Por eso la sociedad necesita una cuenca limpia y de la que se hable más como ecosistema. El Segura es mucho más que agua para regadío.

-¿Qué recuerda de los inicios de los estudios de Ecología en la Universidad de Murcia?

-Tengo unos recuerdos maravillosos y mantengo muchas amistades de esa época. Nos unió un proyecto común y trabajamos como un grupo de amigos haciendo ecología. Tantos años después, es un lujo que la Región cuente con unos grupos de investigación que se iniciaron entonces, científicos importantes que ponen al servicio de los murcianos información muy relevante.