https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

El cambio climático apaga las gorgonias de Cabo de Palos

Gorgonias rojas muertas por el calentamiento del mar. A la derecha, la misma colonia antes de morir./Javier Ferrer
Gorgonias rojas muertas por el calentamiento del mar. A la derecha, la misma colonia antes de morir. / Javier Ferrer

La Universidad de Murcia lanza el proyecto de ciencia ciudadana 'Centinelas del mar', para detectar cambios en la biodiversidad marina

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Los buceadores lo saben: hay días en que el traje de neopreno sobra. Para la ciencia, el aumento de la temperatura del agua en el Mediterráneo es una consecuencia indiscutible del cambio climático que ya comienza a notarse en el litoral de la Región. Uno de sus efectos más llamativos es la mortandad de gorgonias rojas y blancas en la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas, sucedida el pasado otoño. Amplias colonias de estos pólipos que cubren zonas rocosas hasta 40 metros de profundidad con sus estructuras arboladas han sucumbido al calentamiento global, informa a 'La Verdad' el profesor de la Universidad de Murcia (UMU) José Antonio García Charton, investigador principal del Grupo Ecología y Conservación Marina.

Las gorgonias de Cabo de Palos-Islas Hormigas se han apagado al igual que las del Cabo de Creus, las Islas Medas y otras zonas de la costa catalana, que ya habían perdido el 30% de sus poblaciones antes de que comenzara el verano del año pasado. Está comprobado que estos invertebrados no resisten más de tres días con el agua por encima de 26ºC. Un lujo que no puede permitirse el fondo marino, no solo por la belleza de estos organismos, sino porque con ellos desaparece un hábitat en el que se refugian y alimentan numerosas especies de peces.

El número de días con la temperatura del agua por encima de 28ºC no para de aumentar año tras año

La floración frecuente de la posidonia es otro indicador de cambio climático, pero hay más indicios de que las aguas de la Región están cambiando. Por ejemplo, la aparición -esporádica en la mayoría de los casos- de peces propios de aguas más cálidas, como la vieja, muy popular en las Canarias y que fue vista en la Cueva de la Virgen (Cabo de Cope, Águilas); en La Manga hizo una incursión un pez cirujano; y en Cabo de Palos-Islas Hormigas ya se han visto con cierta frecuencia ejemplares de jurel dentón, serrano imperial, rascasa de Madeira y borriquete, entre otras especies del Atlántico que comienzan a adentrarse en el Mediterráneo atraídas por su calidez creciente, aunque de momento no han llegado ni a Baleares ni a Cataluña.

Porque los datos dejan lugar a pocas dudas: el monitoreo en varios puntos de Cabo de Palos e Isla Grosa, que realizan la UMU y el Instituto Español de Oceanografía, refleja que el número de días con temperaturas del agua por encima de 28º no ha parado de aumentar año tras año.

El calentamiento global atrae al litoral de la Región a peces de aguas más cálidas, como la vieja y el borriquete

Implicar a la sociedad

Conocer cuanto antes estas transformaciones del medio acuático es muy importante para tomar medidas de protección. Este es el objetivo del proyecto 'Centinelas del mar', que acaba de poner en marcha la UMU para seguir los efectos del cambio climático en la biodiversidad de las reservas marinas de Cabo de Palos-Islas Hormigas, Cabo Tiñoso (ambas en aguas de Cartagena) y Cabo de Gata-Níjar (Almería), y en espacios protegidos de la Red Natura 2000 del Sureste. Una iniciativa de ciencia ciudadana que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Fundación Biodiversidad, y la colaboración de Sea and Fisheries Environment, Ecoalmería Iniciativas Ambientales y Asociación Columbares.

Este programa de actividades, dirigido por José Antonio García Charton, consistirá en talleres demostrativos y cursos de formación para instruir a pescadores, buceadores, sector náutico y otros profesionales y aficionados a actividades relacionadas con el mar para que conozcan las especies y los hábitats que han modificado sus características por el cambio climático. El objetivo es formar centinelas marinos: «Los científicos seremos más útiles si, además de investigar, conseguimos trasladar ese conocimiento a la sociedad; también así lograremos una mayor implicación de la población», explica García Charton.

También habrá campañas de concienciación con itinerarios educativos por la costa y jornadas en paseos marítimos y playas. Igualmente, se redactará una guía metodológica que recogerá los datos recopilados para facilitar la toma de decisiones. Al final del proyecto se creará el sello de buenas prácticas 'Yo me adapto al cambio climático, ¿y tú?', que permitirá identificar a los usuarios del mar implicados en la recogida de indicadores de los efectos del cambio climático en el medio marino.

Un grupo puntero en conservación del medio marino

'Centinelas del mar' es un proyecto del grupo de investigación Ecología y Conservación Marina (ECoMar) del Área de Ecología de la Universidad de Murcia, compuesto en la actualidad por 17 investigadores entre profesores titulares, investigadores postdoctorales, doctorandos, estudiantes de máster, investigadores colaboradores y alumnos internos. Ecomar, cuyo investigador principal es el profesor José Antonio García Charton, cuenta con una amplia experiencia en proyectos de investigación con financiación regional, nacional, europea e internacional, y colabora con otros grupos españoles, así como de Francia, Italia, Grecia, Brasil, Argentina, México y Estados Unidos. ECoMar es responsable del seguimiento de la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas desde su declaración y desarrolla investigaciones en la zona desde los años ochenta. Sus miembros son autores de multitud de informes y publicaciones sobre el papel de las reservas marinas en el Mediterráneo, Atlántico y Pacífico.