https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La hora de Cabo Cope

La protección del litoral sur de la Región como tercera reserva marina convertirá a Murcia en un ejemplo de conservación del litoral

Sargos y corvinas junto a un pecio en los fondos de Cabo Cope./NURIA MORATÓ
Sargos y corvinas junto a un pecio en los fondos de Cabo Cope. / NURIA MORATÓ
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

La intención del Gobierno regional de declarar el entorno de Cabo Cope como reserva marina (de la que informé ampliamente el domingo en La Verdad) no es una novedad absoluta; en realidad, se trata de una propuesta planteada hace al menos un década, y animada por el sector científico y organizaciones ecologistas (como ANSE y Greenpeace, en un informe conjunto), pero que se guardó en un cajón. Tantas reservas eran inviables, se dijo. Cuando, más de dos décadas después de Cabo de Palos-Islas Hormigas (1995), se declaró la segunda (Cabo Tiñoso, en 2016), volví a preguntar y la respuesta fue la misma: no. Así que también yo estoy algo sorprendido, porque además parece que la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca va en serio. Ahí van algunas claves.

¿Es un anuncio en clave electoral? Me llega por tierra, mar y aire que se trata de un anuncio de 'green washing' en clave electoral, pero no lo creo. Aunque nadie duda de que se trata de una de las figuras de protección más rentables socialmente, en un principio siempre se espera cierta oposición por parte de sectores que se sienten perjudicados. Y el PP puede perder más que ganar porque si hay un rechazo fuerte a la reserva, estoy convencido de que no vendrá de los pescadores y mucho menos de los buceadores (que ya conocen sus beneficios), sino desde tierra y de aliados tradicionales del partido en el Gobierno: agricultores y sector de la construcción.

¿Cuál será el ámbito de la reserva? El estudio que maneja la Consejería es de 2010 y habrá que actualizarlo, aunque en lo esencial, el medio natural no ha cambiado. La propuesta inicial es muy ambiciosa, casi 14.000 hectáreas, pero seguro que se verá reducida al perder gran parte de las aguas exteriores, que complicarían la gestión porque se necesita el permiso y la coordinación con el Gobierno central (Ministerio para la Transición Ecológica, Defensa...). Cabo Tiñoso también empezó muy fuerte y acabó en 1.200 hectáreas.

Protesta de Anse y WWF en los fondos de Isla Grosa en junio de 2013.
Protesta de Anse y WWF en los fondos de Isla Grosa en junio de 2013. / FRANCISCO JAVIER MURCIA

El mal precedente de Isla Grosa. Efectivamente: el 24 de octubre de 2006 (¡cómo pasa el tiempo!), el entonces consejero de Industria y Medio Ambiente, Benito Mercader, anunció la inmediata declaración de Isla Grosa como reserva marina, tanto que en la semana siguiente se iniciarían los trámites administrativos. Alguien debió frenar el entusiasmo proteccionista de Mercader porque nunca más se supo, pese a que los grupos ecologistas recordaron más de una vez esta promesa con acciones de protesta.

¿Cómo se gestionará? Si solo se protege sobre el papel, no servirá de nada. Es necesario un servicio de vigilancia, fundamentalmente contra la pesca furtiva, tanto submarina como desde embarcación. Alguien me contó que en una época en la que descendió la vigilancia en Cabo de Palos-Islas Hormigas aumentó exponencialmente la venta ilegal de meros en los restaurantes de esa zona. Ojo: la pesca (submarina y deportiva) es una práctica legal, aunque regulada, y ya hay vigilancia de las patrulleras de la Guardia Civil en toda la costa, pero una reserva exige medios de control propios.

Chapa de los Pájaros o de la Galera, junto a la playa de la Galera.
Chapa de los Pájaros o de la Galera, junto a la playa de la Galera. / M. A. RUIZ

La singularidad del entorno de Cabo Cope. Es muy posible que también haya que vigilar desde tierra, y regular algunas actividades recreativas, por la singularidad del área geográfica propuesta como reserva marina (de Puntas de Calnegre al pico de L'Aguilica). Una costa llana y muy accesible casi en su totalidad, con mucho uso público (pescadores de caña y desde embarcación, buceadores, senderistas, bañistas, agricultores...). Nada que ver en este sentido con Cabo de Palos-Islas Hormigas (un polígono marino que apenas toca tierra) ni con Cabo Tiñoso (costa acantilada en su mayor parte). Importante: la zona propuesta como reserva integral concentra una actividad lúdica muy intensa en verano, sobre todo las playas de Cala Blanca, la Galera y el encantador rincón de la Chapa de los Pájaros.

Los plazos. El Gobierno regional aún no se ha pronunciado, pero va para largo. Las conversaciones con los sectores afectados aún no han comenzado, pero existe una voluntad firme del Servicio de Pesca y Acuicultura, que dirige Emilio María Dolores Pedrero. Él es el primer convencido de que la nueva reserva marina es necesaria y será beneficiosa.

Todo un ejemplo de conservación. Quizá lo sepáis ya, pero en España solo hay declaradas once reservas marinas, dos de ellas en la Región de Murcia (Cabo de Palos-Islas Hormigas y Cabo Tiñoso, ambas en la costa de Cartagena). Cuando Cabo Cope (Águilas y Lorca) se convierta en la duodécima, la Comunidad concentrará el 25% de las reservas marinas españolas, lo que la convertirá en un gran ejemplo de conservación del litoral.

¿Algún comentario?

PD. La relación completa de reservas marinas españolas:

Cabo de Palos-Islas Hormigas. 1.898 has. (Región de Murcia)

Cabo Tiñoso. 1.200 has. (Región de Murcia)

Isla de Tabarca. 1.754 has. (Alicante)

Cabo de Gata-Níjar. 4.653 has. (Almería)

Isla de Alborán. 1.650 has. (Almería)

Levante de Mallorca-Cala Rajada. 11.285 has. (Mallorca)

Islas Columbretes. 5.493 has. (Castellón)

Masía Blanca. 457 has. (Tarragona)

Isla Graciosa. 70.439 has. (Lanzarote)

Isla de La Palma. 3.455 has. (La Palma)

La Restinga. 1.180 has. (El Hierro)