Baloncesto | Liga Endesa

El UCAM empieza con una sonrisa con Booker siguiendo donde lo dejó

Askia Booker durante el partido./V. Vicéns / AGM
Askia Booker durante el partido. / V. Vicéns / AGM

El equipo murciano jugó a tirones todo el partido, pero se llevo la primera con exhibición de su estrella en el cierre y alto nivel del dúo griego

EMILIO SÁNCHEZ-BOLEA

El UCAM más ilusionante que se recuerda tenía ganas de empezar. Las herramientas están y, aunque septiembre pida cautela, el corazón quiere más de lo visto en el Palacio: pasión, carácter -Larentzakis va a dar más de una alegría-, riesgo y mucho, mucho talento. El UCAM de Sito vuelve a tener a Booker, uno de esos jugadores que pasan cada mucho tiempo por aquí y las piezas alrededor dicen que Alejandro Gómez ha operado con precisión. El recién ascendido pero osado Betis era la primera prueba.

Ambos equipos han formado un equipo con velocidad y tiro exterior y, tanto UCAM como Betis, confirmaron desde el principio que han llegado a la temporada con ganas de emociones fuertes, entregándose a un acierto desde el triple tan tremendo como un ritmo de juego en el que un parpadeo era riesgo de perderse una nueva canasta de tres puntos (9-6, minuto 2). Ritmo y acierto imposibles de mantener mucho tiempo, por otra parte, y una vez que el acierto se hizo proporcionalmente inverso a la ansiedad fue el equipo visitante, quien con mejores decisiones tomaba las primeras rentas (12-19, minuto 8).

90 UCAM Murcia

Lecomte (7), Booker (24), Radoncic (8), Eddie (11) y Tumba (0) -quinteto titular- Luz (7), Larentzakis (9), Cate (0), Durán, Hunt (14), Rojas (0) y Sakota (10).

78 Coosur Betis

Sipahi (7), Borg (6), Rivers (15), Enechionyia (5) y Whittington (17) -quinteto titular- Conger (7), Malmanis (0), Oliver (2), Slaughter (4), Almazán (0), Martín (9) e Izundu (6).

Parciales:
24-22, 12-20 (36-42), 30-18 (66-60) y 24-18 (90-78).
Árbitros:
Fernando Calatrava, Vicente Bultó y Arnau Padrós.
Incidencias:
Palacio de los Deportes de Murcia, 5.367 espectadores. 1ª jornada de la Liga Endesa.

La guardia griega

Todo el mundo sabía a lo que venían. Y lo hicieron. La entrada de Larentzakis y Sakota desde el banco no pudo tener un impacto más positivo para los de Sito, con dos pasionales jugadores que se las han visto en todas y que sí acertaban a combinar energía y efectividad. En el primer factor, muy en especial Larentzakis, muy activo en ambos lados de la cancha, reuniendo y animando a sus compañeros como si no llevara apenas diez días en Murcia. En el segundo, el experimentado Sakota, certero en cada tiro -diez puntos sin fallo en ocho minutos- para, entre ambos, liderar el parcial de 14-2 que remontaba el choque (26-22, minuto 12).

El inmediato impacto de Larentzakis: un derroche de energía y conocimiento que trajo un +25 en pista en solo 14:37 de juego

Más allá de bocanadas de energía, al UCAM le costaba encontrar la consistencia. Y delante había un superclase como K.C. Rivers. El americano anotó más de la mitad de los 15 puntos que el Betis metió en un estirón que puso un preocupante 33-42 en el marcador. La asignación defensiva de Rivers, seguramente, no era la más indicada, pues Booker es ocho centímetros más bajo. Sin embargo, el americano es en ocasiones insustituible, y un triple de los que solo puede meter él permitía al UCAM no ir con la cabeza baja al vestuario tras un mal segundo cuarto (36-42).

Kyle Hunt mantuvo al equipo con su sobriedad reboteadora e incluso defensiva entre el tercer y último cuarto

El UCAM sufría en la anotación sin Booker y en el rigor táctico sin según qué jugadores. Tocaba implicar a más hombres y Eddie, a quien se le vio poco en la primera mitad, era el ejecutor de la pizarra de Sito en la vuelta de vestuarios. Velocidad y triples, con Larentzakis sacando de sus casillas a Rivers, era la fórmula del UCAM para volver a mandar en el marcador (52-48, minuto 24). Pero cada vez que parecía que los murcianos se podían adelantar, los voluntariosos béticos aparecían con uno u otro jugador, pues eran varias las grietas de la defensa de los de Sito, que encontraban en Hunt un inesperado sostén para seguir haciendo la goma (66-60, final del tercer cuarto).

Un Booker de dibujos animados

El claro dominador de la segunda parte fue siempre el UCAM, pero nunca dando la sensación de tener el partido cerrado. Fallos producto de la ansiedad propios del primer día siempre hacen más mella en el local que en el visitante, y el golpe de efecto que cerrara del partido no se hizo más de rogar. Una racha de las que, por fortuna, Booker ya acostumbra en Murcia dejó descolocado a los de Curro Segura. Ocho puntos casi seguidos pusieron una máxima de nueve puntos a cinco minutos del final (78-69, minuto 35), dejando en la UVI a un Betis que lo continuó intentando con una superioridad física que por momentos le llevó a tener a cinco hombres más altos que sus pares universitarios, pero se quedó sin tiempo ni margen de error.

El UCAM nunca estuvo más de dos posesiones de distancia sobre el Betis, pero terminó ganando el partido con un +12 que muestra un alto nivel físico

El UCAM, que jugó buena parte del último cuarto con Luz, Lecomte y Booker juntos, encontró en el brasileño la picardía necesaria para rascar puntos que acabaran por desterrar cualquier mínimo halo de esperanza sevillana, con la grada entregándose a un Larentzakis que no pudo aprovechar más su tiempo y que terminó por escuchar su nombre a coro por una grada que despidió a Booker al grito de 'MVP'. Velocidad, puntos y carácter. Sito y el UCAM divierten y se divierten.