Último 'tequilazo' entre amigos

Alejo Stivel y Ariel Rot./Europa Press
Alejo Stivel y Ariel Rot. / Europa Press

«Hicimos un máster en sexo drogas y rock, pero nos queda el doctorado», ironizan Ariel Rot y Alejo Stivel | «De haber tocado peor, estaríamos en la movida», dicen los supervivientes de la legendaria banda ante su segundo y«definitivo» adiós

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Su último 'tequilazo', el que pone «punto final» a un intermitente viaje de más de cuarenta años de rock, se lo tomarán entre amigos, rodeados de su público más fiel y en Madrid, «la ciudad donde todo empezó». Tequila, la legendaria banda de rock que se anticipó a la movida, se despide por segunda vez con 'Adiós Tequila! Tour', la gira final del grupo comandado hoy por dos supervivientes de la formación original: Alejo Stivel y Ariel Rot. «Hicimos un máster en sexo, drogas y rock, pero nos queda el doctorado», ironizan al presentar un concierto que se presume histórico del que habrá CD, DVD y quizá vinilo el próximo diciembre y de la mano de Universal Music.

El día D es el 25 de septiembre, cuando Rot y Stivel salten al escenario del WiZink Center madrileño arropados por amigos y compañeros de carretera como Fito Cabrales, Leiva, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez (de M-Clan) o Juancho de Sidecars. «Será una fiesta, un feliz resacón de 40 años de Tequila», prometen.

¿Es una despedida definitiva? «No hay nada definitivo en la vida», dicen los supervivientes de la banda. Creen, con todo, que se trata de un «punto y final» para el mítico grupo, crucial para la historia del rock en castellano y que se adelantó unos años al fulgor de la movida. «Si hubiéramos tocado un poco peor nos habrían subido al tren de la movida; pero lo nuestro era y es el rock, no el pop. Teníamos una destreza instrumental importante, frente a la rudeza instrumental básica de los grupos de la movida», apunta Stivel, que, como Rot, ha desarrollado un exitosa carrera como compositor y productor, y ambos piensan insistir.

Tequila demostró en plena Transición que se podía cantar buen rock en castellano poniendo la marchosa banda sonora a una España que despertaba. Triunfaron a lo grande entre 1976 y 1982, anticipándose a una época de ebullición en lo cultural, lo social y lo político. Ofrecían un rock «fresco, vibrante y desenfadado» que, según Rot y Stivel, «bebía de influencias como Chuck Berry, los Rolling Stones o Rod Stewart» y que «aportó una inusual naturalidad».

Su vertiginosa trayectoria dejó cuatro álbumes repletos de 'himnos' que han permanecido muy vivos a lo largo de varias décadas, temas como 'Dime que me quieres', 'Me vuelvo loco', 'Quiero besarte', 'Salta!!!' o 'Rock and roll en la plaza del pueblo'. «Son la banda sonora de nuestras vidas, pero son de la gente y ya no nos pertenecen», reconoce Stivel.

A tope

Fueron pioneros «en todo» y vivieron «a tope». «Hicimos un máster completo en sexo, drogas y rock and roll. Aún podríamos hacer el doctorado, que es lo único que nos falta, aunque no sé en qué universidad se imparte», bromea Stivel. «Hoy que soy padre, querría que mi hijo viviera los tres elementos de esa ecuación de manera natural. El sexo hoy está desvirtuado y es importante la solidez y la educación de cada uno. Todo bien, pero con cuidado», le respalda Rot.

Tequila se separó pronto y aunque en 2008 se recopilaron algunos de sus grandes éxitos en 'Vuelve Tequila', la resurrección no cuajó ante la incomodidad de Felipe Lipe, bajo y miembro fundador junto a Julián Infante (guitarra) y Manolo Iglesias (batería). La carrera de Tequila discurrió como el curso del Guadiana, y el grupo ha grabado este año su primera canción en más de tres décadas, 'Yo quería ser normal', el tema principal de la película 'Superlópez'.

Con Rot y Stivel pletóricos, Tequila ha resucitado además el vibrante director de la banda que traspasó generaciones y que en su gira de despedida han conformado Julián Kanevsky (guitarra), David Salvador (bajo), Luis Prado (teclados) y Christian Chiloé (batería).

Creen que corren buenos tiempos par la música. «Hay un auge de bandas que no se veía desde los 80 y gracias a internet están más conectadas», apunta Rot. «El mercado musical esta dinamitado para lo bueno y lo malo, pero cuando parecía que el rock había tocado techo, los horizontes se amplían con las nuevas tecnologías y nuevas formas de negocio», tercia Stivel. «En nuestra época había pocas bandas y pocas maneras de comunicar la música, y ahora hay muchas bandas y muchas maneras de comunicarla», agrega admitiendo que«ni estaba fácil entonces ni lo está ahora».

'Adiós Tequila! Tour' ha pasado por más de 20 ciudades y festivales donde la banda revivió en directo sus icónicos temas. Además de su cita crucial en Madrid, les quedan otras fechas en su feliz despedida: Cabeza del Buey (Badajoz), el 28 de septiembre; Benidorm (Alicante), el 12 de octubre; la sala Razzmatazz de Barcelona, el 15 de diciembre, y una última cita en Cádiz, ciudad a la que llegarán en plenos carnavales, el 9 de marzo del año próximo.

 

Fotos

Vídeos