Los Secretos: victoria en casa

Álvaro Urquijo y Ramon Arroyo, miembros de Los Secretos, durante el concierto./Efe
Álvaro Urquijo y Ramon Arroyo, miembros de Los Secretos, durante el concierto. / Efe

El grupo une nostalgia y presente con un buen concierto en Madrid dentro de su gira 'Una vida a tu lado'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Cuando Álvaro Urquijo recordó que tenía 15 años cuando compuso 'Sobre un vidrio mojado', la mitad de los espectadores del concierto que Los Secretos ofreció este viernes por la noche en Madrid se preguntó dónde estaba la primera vez que escuchó la canción, en 1980. La otra mitad ni había nacido entonces. Y ahí reside el gran mérito de Los Secretos: enganchar a varias generaciones, a padres, hijos e incluso nietos, que de todo se veía en las gradas, a pesar de los cambios y de los infortunios que han marcado la historia de la banda. El concierto del Wizink Centre sirvió como la gran reafirmación de un grupo que marcó la música española de los años 80 y 90 y que después ha sabido adaptarse a los tiempos y seguir haciendo buenas canciones.

La gira en la que están inmersos Los Secretos deja todo claro desde el título, 'Una vida a tu lado'. No se esconde, ni se pretende hacerlo, que el espectáculo que conmemora los 40 años de la banda (quedan conciertos en Granada, Barcelona, Valencia, San Sebastián y Pamplona) es una apelación a la nostalgia. Pero también quieren mostrar a los fans que están más vivos que nunca y en Madrid lo lograron, arriesgando, además, con un escenario de 360 grados con el que sólo se atreven los grupos más grandes. Y aunque hubo algún desajuste de sonido y a veces los miembros de la banda parecían perdidos entre los micrófonos (el mismo Urquijo pedía al principio al público que perdonara los fallos), los más de 10.000 espectadores que acudieron a la cita vibraron con los himnos del grupo y con algunas sorpresas que mostraron los artistas. Los Secretos jugaban en casa y eso se notaba.

Con un repertorio que tiene 'Ojos de gata', 'Échame a mí la culpa', 'Quiero beber', 'Te he echado de menos', 'Ojos de perdida', 'Por el boulevard de los sueños rotos' (compuesta a medias por Urquijo y Joaquín Sabina) o 'Gracias por elegirme' es fácil que todo vaya sobre ruedas, y más si hay un tema como 'Pero a tu lado'. Todas sonaron y todas fueron jaleadas por el público. A ello se le sumó la aparición de tres artistas invitados que inspiraron al grupo en determinados momentos de su trayectoria: el saxofonista Lou Marini y los compositores Ron Sexmith y Jackson Browne, primeros espadas que ayudaron a mantener alto el listón del concierto. Mención especial merece la versión de 'Eres tú', de Mocedades, que compartieron Los Secretos y Sexmith y que supuso uno de los clímax de un concierto de dos horas y media y tuvo 33 canciones.

Sobrevoló en toda la actuación la leyenda de Enrique Urquijo, alma del grupo hasta su fallecimiento, por una sobredosis, en 1999. El mago Jorge Blass le rindió homenaje con un truco de magia, y así es como muchos de los espectadores recordarán el concierto, como una noche mágica. Objetivo cumplido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos