«El futuro de la literatura depende de los escritores»

Javier Cercas, Silvia Sesé y Óscar López, en el centro, con la consejera Miriam Guardiola, el edil Jesús Pacheco y otros participantes en la gana de Ex-Libris, anoche. / Alfonso Durán / AGM
Javier Cercas, Silvia Sesé y Óscar López, en el centro, con la consejera Miriam Guardiola, el edil Jesús Pacheco y otros participantes en la gana de Ex-Libris, anoche. / Alfonso Durán / AGM

Javier Cercas recibe en Murcia, junto a los responsables del sello Anagrama y el programa 'Página 2', el elogio de la Semana de las Letras

EFE / LA VERDADMurcia

El escritor cacereño Javier Cercas ('Soldados de Salamina') visitó este viernes la ciudad de Murcia para participar en las actividades de la I Semana Internacional de las Letras en la Región Ex-Libris, donde afirmó que el futuro de la literatura depende únicamente de lo que hagan los escritores, que seguirán teniendo lectores si abordan temas interesantes y no se limitan a «repetir fórmulas hechas», por lo que «basta ya de echarle la culpa a internet».

El novelista asistió en el Real Casino de Murcia a un encuentro con los medios de comunicación en el que estuvo acompañado por la directora editorial del sello Anagrama, Silvia Sesé. Ambos recibieron este viernes el reconocimiento de esta 'cumbre' literaria en una ceremonia celebrada horas después en el Archivo General, a la que también se sumó el director y presentador del programa 'Página 2' de TVE, Óscar López, galardonado con el premio de Ex-Libris al fomento a la lectura.

En opinión de Cercas, «lo que da la buena literatura, no lo da nada», por eso, el futuro de las letras es «responsabilidad» de los escritores y dependerá de que no se limiten a hacer «una literatura sumisa, que es mero entretenimiento», porque «entretenimientos ya hay muchos».

«Las palabras son dinamita, se pueden usar para bien o para mal», afirma Cercas

Otra cosa, apuntó el autor de 'El impostor' y 'Anatomía de un instante', es el futuro del mercado editorial, sobre el que Sesé quiso lanzar un mensaje «optimista» a pesar de ser un momento «complicado», no solo por la crisis económica, sino porque «estamos experimentando un cambio en las costumbres y la manera de acceder a los libros». Sin embargo, descartó que eso suponga un momento de crisis para las letras, ya que los autores siguen «manteniendo ese arte que posibilita el acceso a ideas y a mundos que, de otra forma, no podrían tener lugar».

En ese sentido, Cercas señaló que es «indudable» que hay futuro para la literatura, pero pasa por «aprovechar todo lo que tenemos a nuestra disposición». «Yo no me creo esa mandanga de que como ahora hay internet, la literatura desaparece. Cada vez que hay una revolución cultural, vienen los apocalípticos a decir que el mundo se acaba», criticó, sin embargo, «lo que ocurre en esos casos no es que la cultura se acabe, sino que se transforma». En cualquier caso, defendió el poder que tiene la literatura porque «está hecha con palabras, y las palabras son dinamita pura, se pueden usar para bien o para mal», por lo que los escritores tienen una «responsabilidad extraordinaria» al ser las personas que «manejan las palabras».

Dentro de la literatura, destacó el género de la novela porque es capaz de «devorar a todas las demás artes y a todos géneros», y la definió como un «cocido» en el que «todo cabe», desde la ficción hasta las biografías, el ensayo, la poesía o el teatro.

Roger Wolfe, hoy

La I Semana Internacional de las Letras continúa este sábado su programación con más actividades. Entre ellas un encuentro con el dibujante murciano Salva Espín en el Museo de Bellas Artes de Murcia (12.00 horas); la mesa redonda 'Editores. La gran aventura' que acoge también el Mubam (20.00 horas). En ella participarán Fernando Fernández, de La Fea Burguesía; Francisco Serrano, de Murcia Libro; Javier Castro, de Newcastle Ediciones; Rocío Sánchez, de Raspabook, y Luis Sánchez, de Boria Ediciones.

Como colofón, el escritor, poeta y ensayista inglés Roger Wolfe ofrece el recital audiovisual 'September song' (plaza de Santo Domingo, 20 horas).