Paloma Zapata: «La gente se sorprende de que Peret fuera gitano»

La directora de cine murciana. / Raquel Gueuse
La directora de cine murciana. / Raquel Gueuse

La cinesta murciana, autora de decenas de videoclips, ha estrenado recientemente su segundo documental, 'Peret. Yo soy la rumba'

NATALIA BENITO MURCIA

Para Paloma Zapata (La Alberca, Murcia, 1979) la música es el punto de partida a través del cual desarrolla sus proyectos: «Intento trabajar a medio camino entre la ficción y el documental y realizar propuestas creativas que alejen al espectador del concepto clásico». La murciana, que reside en Barcelona, ha visitado recientemente Burdeos. Allí ha presentado su segundo y más reciente documental, 'Peret. Yo soy la rumba': «Fue bastante público, sobre todo español, gracias a la labor realizada por el Instituto Cervantes». Paloma Zapata es directora también del documental 'Casamance', un recorrido musical por Senegal guiado por el cantautor Depedro. Además, es responsable de decenas de videoclips de conocidos artistas nacionales e internacionales y, en 2009, trabajó con el tema de Peret 'El muerto vivo' junto a Marina, de Ojos de Brujo. Así empezó su relación con el rey de la rumba catalana.

«Hacer videoclips no se valora. Se considera un trabajo de cineasta de segunda categoría» Paloma Zapata

-¿Qué descubrirá el público sobre Peret?

-Muchas cosas. La gente se sorprende porque no sabe si hablaba o no catalán o que era gitano. Pertenecía a una comunidad con una identidad muy fuerte y de ahí viene su música. Es el creador de todo un género musical, la rumba catalana, y como personaje era muy peculiar, tenía gran cantidad de anécdotas. ¡Muy divertido, inteligente y sabio!

-¿Cómo surgió la idea?

-Santa, su nieta, me llamó porque estaba buscando a alguien que le ayudara a hacer el documental. Hay una gran controversia sobre quién creó la rumba catalana, si fue Peret o El Pescaílla, y Santa quería aclarar ese tema. Le propuse recorrer toda la trayectoria del artista y me di cuenta de que tenía mucho que ver su vida en la música. Descubrí cómo nació muy pobre y acabó siendo muy rico. La controversia viene del desconocimiento, no de los artistas. Santa me permitió introducirme dentro de la familia, y me han dado total libertad.

-¿Quién aparece en el documental?

-Hay una colaboración importante, la de Andreu Buenafuente, admirador de Peret que pone la voz del artista en algunos fragmentos. Aparece también la bailaora La Chana, el periodista Justo Molinero y gente de su barrio y de su familia. -¿Ha quedado contenta la familia con el resultado?

-Supercontentos. El estreno fue una fiesta a la que vino todo el barrio. Y eso que la comunidad gitana no estaba especialmente contenta con lo que se estaba haciendo en el cine sobre ellos últimamente.

«Mi proyecto en mente es un documental con Antoñita La Singla, una bailaora gitana sorda» Paloma Zapata

Trovadores de Senegal

-¿Por qué decide realizar 'Casamance'?

-Es mi primer documental. Fui a Senegal a realizar un videoclip para un cantante de Estados Unidos. Conocía a Depedro por varios trabajos y sabía que su madre se crió en África y que él de niño escuchaba mucha música africana. Hablando con él, me contó que nunca había estado en el continente y que tenía mucha curiosidad. Hicimos un viaje de Norte a Sur de Senegal, un país muy musical.

-¿Por qué el título?

-Casamance es una zona de Senegal, una gran selva situada al sur, donde viven los griots, trovadores encargados de transmitir la historia a través de la música.

-¿Cómo lo financió?

-Los inicios fueron difíciles y conseguimos financiarlo mediante 'crowdfunding'; después, conseguimos venderlo a Movistar + y televisiones internacional como Al Jazeera, y el proyecto se fue consolidando.

-¿Con qué se queda de 'Casamance'?

-Con el hecho de descubrir cómo la música no es una industria, sino una herramienta para comunicarse y transmitir la cultura. Allí la usan en la escuela, junto a la danza, para aprender. También me quedo con el hecho de aprender cómo todas las músicas modernas nacen después de que Senegal, en la época de la esclavitud, llevara la música a América. De ahí proceden el rock, la rumba, la salsa... que ellos retoman, surgiendo en los años 80 nuevas bandas que mezclan estos ritmos con la percusión tradicional.

-Su trabajo siempre está ligado a la música.

-Sí. Comencé haciendo videoclips y ahora estoy realizando más cine. He continuado con esta línea porque es donde mejor me muevo.

-¿Qué le ha aportado la industria musical?

-En cuanto a la realización de videoclips, creo que es una buena herramienta para formarte, pero pienso que no se valora. Hay gente haciendo cosas muy interesantes pero se considera un trabajo de cineasta de segunda categoría. Es muy difícil trabajar porque no suele haber buenos presupuestos, acaba siendo precario.

-¿Se plantea trabajar en Murcia?

-Estudié Bellas Artes en Altea y me fui a Barcelona porque allí había mucho movimiento. En Murcia no hay una estructura para hacer cine, da la impresión de que no se apuesta por ello. Es una pena.

-¿Tiene otros proyectos en mente?

-Un documental con Antoñita La Singla, una bailaora gitana sorda que nació en el barrio de Somorrostro, una zona pobre de Barcelona. Estoy buscando financiación.