La gran fiesta del arte y la historia

Participantes en las actividades del Día Internacional de los Museos en Cartagena./J.M. Rodríguez / AGM
Participantes en las actividades del Día Internacional de los Museos en Cartagena. / J.M. Rodríguez / AGM

Miles de personas disfrutaron de las actividades programadas con motivo del Día y la Noche de los Museos, que ofrecieron arte, danza, tradición y espectáculo en cientos de escenarios repartidos por toda la Región

ANTONIO LÓPEZ , ROSA MARTÍNEZ y INMA RUIZ

Una fiesta. Esa es la mejor definición de una jornada en la que museos y espacios expositivos se convierten, año tras año, en grandes protagonistas. Recorrer sus salas, descubrir sus rincones, admirar sus piezas, cargadas de belleza e historia; y disfrutar, sobre todo, de la cultura transformada en arte, danza, música, teatro y tradición se convierte, cada mayo, en una cita casi obligada que ayer volvió a brillar con fuerza. La celebración del Día y la Noche de los Museos colmó la Región de cientos de actividades hasta pasada la madrugada que tuvieron a un numeroso público como respuesta. Talleres, conciertos, visitas guiadas, espectáculos, encuentros con artistas, recreaciones históricas y puertas abiertas fueron solo algunas de las propuestas que se desarrollaron en Murcia, Cartagena, Lorca, Blanca, Jumilla, Mula y Molina de Segura, entre una larga lista de municipios. La práctica totalidad de la Región se sumó a una cita que «debería celebrarse todos los días», apuntaron algunos de sus participantes.

En Murcia, más de una treintena de salas, entre museos municipales y regionales, galerías de arte, edificios históricos y espacios creativos, sorprendieron a sus visitantes con un programa especial de actividades dirigido tanto a niños como a mayores. En el Museo Arqueológico de Murcia, por ejemplo, los más pequeños tuvieron la oportunidad de viajar en el tiempo y protagonizar un combate romano 'cuerpo a cuerpo'. Desde por la mañana, la asociación cartagenera Legio I recibió al público que se acercó a este espacio con una muestra de la tradición culinaria, alfarera y bélica del imperio romano instalada en el patio del museo, custodiado por un soldado de la época.

A pocos metros, en el Museo de Santa Clara dos tornos de barro hicieron las delicias de un reducido grupo de niños, que fabricó con sus propias manos jarras, vasos y candelabros a base de paciencia y agua. En el Palacio de San Esteban, los visitantes se adentraron en los antiguos dominios del Rey Lobo a través de la exposición 'Castillejo de Monteagudo: poder y producción en la almunia del Rey Lobo'. Y en el Museo Gaya, la primera visita ya registró un lleno. Le seguiría, poco después, una nueva ruta, esta vez de la mano de la poeta Teresa Vicente y en inglés; por la tarde, el museo realizó una visita especial para personas sordas.

En Murcia, los más pequeños aprendieron a fabricar cerámicas y a combatir como romanos

El Museo de Bellas Artes, el Museo de la Ciencia -que acogió el II Congreso de Divulgadores Junior-, el Museo de la Ciudad, el Conjunto Monumental de San Juan de Dios, el Museo Hidráulico de los Molinos del Río y el Museo Salzillo, también ofrecieron sendas visitas guiadas, que repitieron durante todo el día. En el Museo Salzillo, además, uniendo teatro y arte con una recreación de las labores diarias de Francisco Salzillo en su taller.

Uno de los espacios que congregó a un amplio número de público fue el Laboratorio Artístico del Carmen (LAC), donde cerca de una veintena de creadores expusieron sus libros de artista y compartieron con los asistentes sus inquietudes y forma de trabajo. Entre los participantes, Silvia Viñao, que preparó para la ocasión una instalación de vídeo, dibujo y 'collage' centrada en el papel de la mujer; el pintor y escultor Petrus Borgia, quien expuso su trabajo sobre un sillón-escritorio que acompañó con un relato reivindicativo sobre «el mundo que rodea a los artistas»; y la pintora Ana Martínez, quien aportó «sus diarios de viaje». El LAC también dio cobijo a Abellán Juliá, Salvador Torres, Ana Almela, Concha Martínez Montalvo, Antonio Vidal Máiquez, Carol Rossi y Sofía Tornero, entre otros. En la puerta del espacio, un gran libro invitó a los transeúntes a dejar su huella con poemas y frases relacionadas con la cultura.

Rutas en Cartagena

En Cartagena, la celebración del Día Internacional de los Museos comenzó ya a las diez de la mañana. A esa hora, los centros de interpretación de Puerto de Culturas ya se vieron con un número de visitantes muy importante, sobre todo, los que organizaron visitas guiadas. Destacadas fueron la del Anfiteatro Romano, donde en grupos de veinte personas recorrieron uno de los yacimientos más solicitados este año. Entre ellos estuvo María del Mar Soto con su marido y sus hijos. «Venimos de Alcantarilla y tras ver esta joya, nos pasaremos por la Muralla Púnica, el Barrio del Foro Romano y el que más ganas tienen de ver los niños, el Teatro Romano», comentó.

Por calles y plazas se dejó ver, durante toda la mañana, a otros grupos realizando recorridos, entre ellos sobre el modernismo. En el Parque Torres hubo uno sobre los viajes de Marco Polo; en el Palacio Consistorial, sobre la revolución cantonal en Cartagena; y en el Parque Arqueológico del Molinete, otro sobre el misterio del Dios del tránsito del otoño al invierno, Sanhain. Fuera de la ciudad, también disfrutaron de rutas sobre los molinos de viento y de la exposición 'Cueva Victoria. La Joya del Pleistoceno', en el Llano del Beal.

A mediodía, el descanso de los participantes se notó en bares y restaurantes del casco antiguo, que tuvieron oportunidad de hacer caja. Conforme avanzaba el día, el número de visitantes en los museos se fue multiplicando, como las actividades y los talleres en las calles y plazas del centro histórico. Destacó, por el numeroso público, la que se celebró en la plaza Juan XXIII, sobre danza urbana infantil. Las gradas del foso se llenaron. También hubo público para ver la exposición que la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) programó en la plaza San Sebastián, sobre los prototipos de competición de su equipo de coches Fórmula Student UPCT.

A las ocho, en la plaza del Icue estuvo el Mago Abel, que fue seguido por mayores y pequeños. En la plaza del Ayuntamiento estuvo el grupo de teatro Fundación SOI, con su obra 'SupercalifragilistiSOI'. Y en la plaza San Francisco hubo también una 'performance' de Apices.

Sobre esa hora, la música ya sonaba en otras calles y el número de visitantes ya provocaba colas en los museos, como el del Teatro Romano. Allí, en su escenario, muchos fueron los que no quisieron perderse, a las diez de la noche, la actuación del grupo de ballet de la Escuela de Danza Margarita Amante, y después, la de Pedro Noguera, que interpretó baladas románticas de Il Divo y Andrea Bocelli, entre otros.

Pero si algo llamó la atención fue la apertura del Anfiteatro Romano por la noche. A la luz de la luna decenas de espectadores rememoraron el antiguo esplendor de este edificio, a través de un espectáculo de combates entre gladiadores expertos convenientemente pertrechados y acompañados por danzarines de fuego.

Actividades como estas las hubo hasta bien entrada la madrugada en casi sesenta escenarios. La decimoprimera edición de esta Noche de los Museos dejó un buen sabor entre los participantes, muchos de ellos de fuera de la ciudad, de la Región e, incluso, de fuera de España.

Pinturas murales en Lorca

Por otro lado, recorrer el salón amarillo del Palacio de Guevara con todos sus muebles y decoración originales e imaginar cómo serían las fastuosas fiestas que se ofrecían allí para la aristocracia y burguesía lorquinas, tiene mucho atractivo, tanto que cientos de personas hicieron cola anoche para visitar el edificio más significativo del barroco civil de la Región, del siglo XVIII.

Jaime Insa / AGM

La muralla medieval, las ruinas del palacio califal del santuario Virgen de las Huertas, el Museo Arqueológico, la judería en el recinto del castillo y la colegiata de San Patricio, con su nuevo tesoro en forma de pinturas murales, se llenaron de lorquinos y turistas que escucharon atentos las explicaciones de los guías sobre estos monumentos que dan testimonio de la historia milenaria de la ciudad.

Una variada oferta de más de cien actividades en 16 escenarios diferentes fue la propuesta de la Noche de los Museos en Lorca, que también se vivió en céntricas calles y plazas. Teatro, microconciertos, danza, magia, música en los balcones y estatuas en movimiento sorprendieron al visitante a cada paso.