La vuelta al cine de Bárbara Rey

Los actores Rubén Miralles, María Ortiz y Salvador Serrano, ayer, con el director del cortometraje, José Antonio Valera, en un ensayo de 'Las cosas absurdas que pensamos y no decimos'. / Vicente Vicens / AGM
Los actores Rubén Miralles, María Ortiz y Salvador Serrano, ayer, con el director del cortometraje, José Antonio Valera, en un ensayo de 'Las cosas absurdas que pensamos y no decimos'. / Vicente Vicens / AGM

José Antonio Valera, ganador del certamen CreaMurcia 2018, elige a la totanera para el reparto de su quinto corto, que rodará en unos días en Murcia

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

'Las cosas absurdas que pensamos y no decimos' es el quinto cortometraje que dirige el joven realizador José Antonio Valera (Bullas, 1994), ganador del certamen CreaMurcia 2018 en la modalidad de Cortos y Documentales con 'Intenso. Confesión de amor teatralizada', estrenado en la Filmoteca Regional de Murcia. Los 1.500 euros, premio en metálico otorgado por el Ayuntamiento de Murcia, ya se han invertido en este nuevo proyecto, del que Valera es director, guionista y productor. Un reparto formado por actores murcianos, en el que tendrá un papel la actriz y vedette Bárbara Rey (Totana, 1950), en la que será su vuelta a la técnica, el arte y la industria de la cinematografía.

Fue en 1980 cuando Bárbara Rey, que ha convertido en su segunda casa los platós televisivos en los últimos años después de una vida en la que ha sido de todo -desde artista de revista y musa del circo a objeto de deseo de los espías del Cesid por los amoríos extraconyugales del rey emérito-, rodó la que se considera su última aparición cinematográfica, 'Unos granujas decentes', dirigida por Mariano Ozores y con Antonio Ferrandis (cómo olvidar el grito de Pancho: '¡Chanquete ha muerto!) y María Victoria. La filmografía de Bárbara Rey, con 40 películas, incluye títulos como 'La escopeta nacional', de Luis García Berlanga, y 'Crimen imperfecto', dirigida y protagonizada por Fernando Fernán Gómez, aunque en el imaginario patrio lo que más haya sobrevivido es su imagen de 'sex symbol', coincidiendo con la época del destape, en la que la antigua Maja de Murcia refulgía.

El proyecto que le trae, después de casi 40 años, a un plató de cine empezará a rodarse en Murcia el próximo 25 de febrero de la mano de José Antonio Valera, autor de los cortometrajes 'Despertar bizarro del siglo XXV', una crítica al arte contemporáneo; 'Artículo 30', un futuro distópico en el que mandan a los jóvenes a formar filas de nuevo; 'Intenso', una escena teatral filmada, premiado en el CreaMurcia; y 'Temas', una crítica sobre las trabas para filmar, que dura 5 minutos y se estrenará junto con 'Las cosas absurdas que pensamos y no decimos', que se rodará en varias localizaciones de Murcia (dos pisos, el paseo Alfonso X, la cafetería Socolá, un gimnasio y el entorno del Santuario de La Fuensanta).

Efectos teatrales

En este nuevo trabajo, Valera contará las frustraciones de tres jóvenes de hoy. Para ello, se servirá de efectos teatrales para enriquecer el lenguaje audiovisual, generando situaciones absurdas, con guiños a los 'Monthy Python' de 'El sentido de la vida', o a la película 'Olvídate de mí', de Michel Gondry, ganadora del Oscar al mejor guion original en 2005, con Jim Carrey y Kate Winslet. «Vamos a jugar con la idea de la fantasía, que llueva dentro de un salón, o que de una biblioteca se borren los libros, cosas que no tienen lógica en la vida real, pero que en el cine puedo permitírmelo», dice el cineasta. El corto arranca de noche, con un hombre trajeado en escena, que saca navaja y acaba atracando a un hippie, «cuando la gente espera lo contrario», sospecha Valera. «Por ahí van las cosas, tirando a más».

Bárbara Rey hará el papel de Julia, dueña de una cafetería «muy mona» que tiene a un empleado que explota, interpretado por Edu López de Rodas. «No es un cameo», dice el joven realizador. «Para ser un corto, de las ocho escenas, Bárbara aparece en dos, y el parlamento más largo del corto lo tiene ella». Reconoce que apenas conocía sus trabajos en el cine, «porque quizás ha trascendido más de ella la comedia y la revista, pero también ha hecho dramas». «Dándole vueltas -afirma-, este proyecto también tiene que ver algo con el destape porque puedo ser frío y crítico, como eran en esa época». En el reparto aparecen nombres como Salvador Serrano, Javi Mula, María Ortiz, Rubén Miralles, Celia Muñoz y David Meca -no el nadador-. Fernando Augusto Andreo repite en las labores de sonido y musicalización. En la banda sonora, Valera espera contar con una canción de Klaus & Kinski, que inspiró al director el argumento.

Licenciado en Dirección de Actores en la ESAD de Murcia, el bullero prevé inscribir el trabajo en el registro del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) para poder recuperar la inversión con ayuda pública. De momento, tiene todo listo para comenzar la filmación.

Protagonista de la primera película lésbica en España

En la inclasificable filmografía de Bárbara Rey, nombrada Hija Predilecta de Totana en 2014, figura la que es considerada la primera película lésbica del cine español, 'Me siento extraña' (1977), de Enrique Martí Maqueda, en la que la actriz murciana compartía el protagonismo con Rocío Dúrcal, que se despidió del cine tras este rodaje renegando de este papel. Esta historia de amor «entre dos guapas desinhibidas», como la describió Boris Izaguirre en un artículo para 'El País', fue la más taquillera del cine español aquel año. Bárbara Rey dejó de hacer cine en 1980, tras títulos como 'Mi adúltero esposo' (1978) y 'El periscopio, Malicia erótica' (1979), manteniendo un coqueteo constante con la televisión, el medio en el que mantiene su tirón, y el teatro.