Esteban Bernal: «Animo a todos al silencio»

'Claustro'. /
'Claustro'.

«Vivimos inmersos en una sociedad llena de ruidos, en un entorno que no propicia la reflexión», lamenta el pintor unionense, quien expone sus serenas 'ArquiteXturas III' en la Fundación Pedro de Blanca

Antonio Arco
ANTONIO ARCO

Antes de acceder a la sala de exposiciones temporales de la Fundación Pedro Cano, en Blanca, donde reinan la serenidad y el tiempo detenido que habitan en las obras de Esteban Bernal (La Unión, 1961), el pintor ha decidido que reciban al visitante estas palabras de Albert Einstein que suele paladear a menudo: «La experiencia más bella que puedo tener es el misterio. Es la emoción fundamental que se encuentra en la cuna del verdadero arte y la verdadera ciencia». El misterio... Le gusta intentar desentrañarlo al artista, que hasta final de junio muestra, con su discreción habitual, la exposición 'ArquiteXturas III'. La componen 40 obras pertenecientes a la última serie en la que trabaja el artista desde 2015, investigando sobre los espacios arquitectónicos y sus misterios. «Esta es la tercera exposición de un proyecto que ha continuado desarrollándose desde la última vez que se expuso en la Sala de Columnas del Palacio Almudí de Murcia, el pasado año», explica. «Estoy comenzando a saldar una deuda contraída con la arquitectura desde hace más de treinta años, justamente cuando tuve que decidirme entre estudiar Bellas Artes o Arquitectura», recuerda.

En la exposición, «excepto dos esculturas de mediano formato, el resto son pinturas sobre lienzo, madera y papel realizadas con técnica acrílica con las que propongo un viaje a través de un tema recurrente en mi obra». La siente desde hace ya largo tiempo: «Una atracción por el espacio donde se desarrolla la vida».

TOME NOTA

Exposición
'ArquiteXturas III', de Esteban Bernal.
Dónde y cuándo
Fundación Pedro Cano. Blanca. Hasta el 30 de junio.

-¿Qué le seduce de ellos?

-Son espacios con cierto halo de misterio, cargados de silencio y de ausencias en los que apenas se percibe la presencia humana, solo sus huellas. La mayor parte de las obras no se refieren a arquitecturas reales; siento la necesidad de que estos escenarios existan. En ellos cobra especial importancia el comportamiento de la luz, una cuidada composición y una paleta cromática muy matizada por texturas y veladuras.

Precisa Esteban Bernal: «'ArquiteXturas III' es un homenaje a la arquitectura como arte creador de espacios habitables que buscan el diálogo con el hombre, al que le ofrecen refugio y oportunidad de reflexión ante un mundo trepidante y tantas veces meramente superficial». Le gustaría al pintor que la contemplación de su muestra en Blanca se convirtiese «en una experiencia emocional capaz de transportar al espectador a lugares en los que la sutileza de lo sugerente sea más potente que lo evidente».

«Vivimos inmersos en una sociedad llena de ruidos, en un entorno que no propicia la reflexión», dice el unionense, convencido de que «necesitamos escapar de esta invasión que contamina nuestra existencia y procurarnos espacios de 'resistencia' que nos aporten un oasis de calma y serenidad».

-¿Y qué oasis nos propone usted?

-El silencio, que se ha convertido, desgraciadamente, en un bien escaso; incluso la música, en muchos casos, se ha convertido en un ruido más de nuestro entorno vital. Yo necesito este clima de serenidad y calma para trabajar, y finalmente esto creo que se refleja en mi obra. Uno no puede dar lo que no tiene, ni expresar con honradez lo que no vive. Yo animo a todos al silencio.

Esteban Bernal lamenta que nos hayamos convertido «en un engranaje más de una maquinaria engrasada con la máxima de que 'el tiempo es oro'. Hemos sido arrastrados a vivir en un frenesí de prisas y estrés». «Un modo de vida», añade, «tóxico e insano que provoca ansiedad y enfermedades psicológicas consideradas como una epidemia propia de nuestro tiempo, y como pago ineludible a este tipo de vida que nos aliena». A menudo, precisa el artista, «como Sísifos contemporáneos, acabamos rápidamente nuestra tarea para iniciar rápidamente la siguiente, viviendo con tantas prisas que apenas si tenemos ocasión para preguntarnos por las cuestiones fundamentales de nuestra existencia que darían sentido a nuestra vida».

Critica «el bombardeo constante de infinidad de ocurrencias fugaces que no pretenden ir más allá del brillo momentáneo». «El ser humano siempre ha sentido la necesidad de rodearse de belleza»

Superficial

-¿Qué está sobrevalorado?

-La novedad. La novedad como un valor en sí mismo. Ha sido tal el avance digital, y tal la inmediatez en las comunicaciones de todo tipo, que no nos da tiempo a procesar tanta información. A ello se une el bombardeo constante de infinidad de ocurrencias fugaces que no pretenden ir más allá del brillo momentáneo y el éxito fácil otorgado por una sociedad aturdida, más superficial y refractaria a una herramienta fundamental para el conocimiento y la evolución humana: la reflexión.

Defiende que «el ser humano siempre ha sentido la necesidad de buscar y rodearse de belleza; una necesidad propiamente humana». Por tanto, «necesitamos buscar esa belleza en la naturaleza o recrearla a través del arte. Podríamos decir, por tanto, que la belleza nos provoca en lo íntimo de nuestro ser una emoción estética gratificante, una caricia a nuestro espíritu que nos humaniza un poco más». En cuanto al arte, «tal vez algo prescindible e inútil para algunos, puede ofrecernos estos espacios de silencio interior y de reflexión que nos ayuden a vivir una vida más plena y consciente».

Esta exposición en la Fundación Pedro Cano llega después de que haya visto cumplido un sueño: contra un fuerte y persistente dolor físico, y abrazado a la fe que lo alimenta y alivia, fue creando Esteban Bernal su sobrio, singular y misterioso 'Vía Crucis Minero', catorce relieves que jalonan la llamada «carretera del 33»: la que desciende desde la impactante Mina Agrupa Vicenta hasta la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en pleno noble casco histórico de La Unión. Once relieves-estaciones que ya pueden disfrutarse. Una obra que está llamada a ser inmune al paso del tiempo, que arrasa con todo.