La Verdad

Las cuentas de Bankia se maquillaron para salir a Bolsa, según el Banco de España

vídeo

Rodrigo Rato y José Ignacio Goirigolzarri. / Foto: Ballesteros (Reuters) | Vídeo: Atlas

  • El instituto emisor también responsabiliza al equipo actual de Goirigolzarri por mantener “el mismo error” con “omisión de datos”

Bankia salió a Bolsa en julio de 2011 con unas cuentas maquilladas. Así lo han confirmado los peritos del Banco de España en un informe de conclusiones rotundas remitido al titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, quien investiga desde hace dos años y medio las irregularidades que rodearon aquella polémica operación que perjudicó a miles de pequeños inversores.

El instituto emisor sostiene en su dictamen que tanto las cuentas anuales de 2011, individuales y consolidadas de Bankia y BFA (su matriz), “no expresan la imagen fiel” del banco. Lo mismo predica respecto a la reformulación de las mismas hecha a finales de mayo de 2012 por el nuevo equipo gestor dirigido por José Ignacio Goirigolzarri, que sustituyó al dimitido Rodrigo Rato. No obstante, distingue entre las irregularidades en que habría incurrido el segundo y los “errores” cometidos por el primero.

Así, los inspectores sostienen que dichos balances no habrían contabilizado “ajustes de importancia material”. Por ejemplo, hablan de “pérdidas no registradas por importe aproximado de 900 millones”, derivadas de los contratos con accionistas minoritarios de Bancaja, y también de la “inclusión indebida de 1.151 millones en el resultado neto patrimonial como intereses de los minoritarios”. Lo mismo predican respecto al ajuste “incorrecto” de los activos fiscales, que se situaban en 2.744 millones de euros cuando en realidad eran de 1.428 millones.

Este informe contribuirá a afianzar los indicios existentes contra Rodrigo Rato, al menos respecto a la presunta existencia de delitos societarios. En el caso de Goirigolzarri, sobre quien algunas acusaciones personas en el caso estudian ahora su posible imputación, los peritos sostienen que si bien su equipo adujo en la reformulación de cuentas que estaban lastradas por “omisiones o inexactitudes” resultantes de emplear información de la etapa anterior, no realizó “un cambio de estimaciones contables” pese a que los nuevos gestores afirmaran lo contrario.