Piden protección para la Real Fábrica de la Pólvora

Vista aérea de la Real Fábrica de la Pólvora, con el edificio central (protegido) en el centro./Guillermo Carrión / AGM
Vista aérea de la Real Fábrica de la Pólvora, con el edificio central (protegido) en el centro. / Guillermo Carrión / AGM

La Plataforma por la Defensa del Patrimonio propone crear un gran conjunto monumental que vaya desde San Esteban hasta Las Agustinas

Pepa García
PEPA GARCÍA

La reactivación de la iniciativa del empresario Tomás Olivo de demoler parte del conjunto de la que fue una de las primeras reales fábricas de España, situada entre el Jardín de la Pólvora y las calles Acisclo Díaz y Pasos de Santiago, y la puesta en marcha de un nuevo proyecto urbanístico ha puesto en marcha la maquinaria de la Plataforma por la Defensa del Patrimonio Cultural de Murcia, que el lunes presentó en la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia un escrito solicitando la protección de todo el conjunto patrimonial. Así como el apoyo del Consistorio para la incoación de la declaración del conjunto como Bien de Interés Cultural.

Recogido en el Plan Especial del Centro Histórico Artístico de Murcia (Pecham) de manera errónea, «solo queda protegido con 'Grado 2' el edificio principal, señalando como condicionantes de actuación la rehabilitación, manteniendo la estructura general del edificio. En las características pone que se trata de una edificación de estilo ecléctico historicista fechada en 1900-36».

Los miembros de la plataforma defienden que la Real Fábrica de la Pólvora -la única que queda en pie en la Región- se fundó por orden de Felipe IV el 13 de julio de 1654 y que todavía mantiene su fisionomía original, pese a que tras la explosión de 1742, se volvió a reconstruir.

«E incluso -apunta el profesor del Historia del Arte, Manuel Sánchez Pérez-, la fachada del edificio principal, que es de finales del XVIII principios del XIX, conserva pilastras del XVII en la entrada del edificio central». Y también cita la escalera del XVIII como uno de sus elementos más sobresalientes.

La iniciativa de la Plataforma por la Defensa del Patrimonio Cultural pone de relieve no solo su importancia como ejemplo destacado del patrimonio industrial, sino su trascendencia histórica, tanto para la Región (fue una instalación puntera y usada como ejemplo a nivel de todo el reino y su construcción y su posterior reforma se encargó a los arquitectos reales Melchor de Luzón y Baltasar Canestro) como a nivel nacional (en 1799, su producción era suficiente para abastecer a todos los ejércitos del reino, más de 40.000 arrobas de pólvora). «Consideramos que, dada la importancia que ha adquirido la zona, con la aparición de los restos del arrabal en San Esteban, no tiene sentido un desarrollo urbanístico en la zona que planifique un centro comercial, una torre de oficinas u hoteles», afirma Gregorio Sabater, historiador y miembro de la plataforma.

«Esperamos que la razón impere», aseguran desde este colectivo. Y anuncian que en breve presentarán en sociedad un proyecto alternativo, ya anticipado con anterioridad, que propone «crear un eje este-oeste, que permita unir la ciudad con la huerta y crear un gran conjunto monumental que incluya el arrabal de La Arrixaca, bajo el antiguo jardín de San Esteban, la Fábrica de la Seda (el edificio de los Nueve Pisos), el Museo de la Ciudad y Las Agustinas», cuentan. Además, sugieren que, ya que tanto la Real Fábrica de la Pólvora, como la posterior del Salitre -tras trasladar la de la Pólvora a Javalí- están vinculadas al uso del agua de la acequia Caravija como fuerza motriz para mover la maquinaria con la que se producían tanto la Pólvora como el Salitre, se abran algunos tramos de esta acequia y de la Aljufía, que también pasa bajo Acisclo Díaz.

Para dar fuerza a su propuesta, están recabando apoyos de distintos organismos. Así, el pasado martes 6, el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Murcia acordó en Consejo apoyar la solicitud de la incoación de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) al conjunto de patrimonio industrial que es la Real Fábrica de la Pólvora por «ser merecedor de la mayor protección al ser en su conjunto un ejemplo singular y de nuestro patrimonio industrial». No en vano, recuerda el profesor Sánchez Pérez, hace dos años se le dedicó una tesis del máster de Investigación y Gestión del Patrimonio Cultural que mereció la máxima calificación del tribunal, «lo que demuestra la preocupación de este departamento por ese conjunto, en el que llevamos trabajando mucho tiempo».

La plataforma tiene previsto presentar hoy ante la Dirección General de Bienes Culturales la solicitud para que se inicie el procedimiento para declarar este conjunto monumental BIC. Para ello, también está recabando el apoyo de la Real Academia de Bellas Artes de Santa María de la Arrixaca. Igualmente, exigen que se estudien a fondo las instalaciones que, tras años de abandono, están muy deterioradas y «hay un gran desconocimiento» de lo que alberga en el interior.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos