http://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La tumba de Escipión

Tras el banco de madera y las ramas de la encina se adivina la silueta del Cabezo de la Jara./
Tras el banco de madera y las ramas de la encina se adivina la silueta del Cabezo de la Jara.
Sierras de Lorca, María, los Vélez y Puerto Lumbreras

De paseo por el Cabezo de la Jara, donde la leyenda sitúa el enterramiento del general romano

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZPuerto Lumbreras

Lo dice una leyenda: el Cabezo de la Jara (Puerto Lumbreras) custodia los restos del general romano Cneo Cornelio Escipión, que al parecer se refugió en estas montañas después de la batalla contra los carthagineses que históricamente se conoce como La Monda. Se supone que el polvo de sus huesos se encuentra en la llamada Cueva de los Escipiones, una de las simas que agujerean este casquete calcáreo de 1.242 metros de altitud.

Cierto o no, el aroma épico de esta historia es un aliciente más para dejarse caer por estas tierras fronterizas y estirar las piernas subiendo hasta la cima del Cabezo o rodeando su perímetro, donde casi se tocan los términos municipales de Puerto Lumbreras, Lorca, Huércal-Overa y Vélez Rubio (Almería).

Se llevará una sorpresa quien sólo conozca Puerto Lumbreras como ese pueblo situado junto a la autovía de Andalucía por el que siempre pasamos de largo. Pues no: el entorno de Puerto Lumbreras es una maravilla medioambiental, la continuación natural del ecosistema de las Sierras Béticas, con especies vegetales propias del norte de África que no se encuentran en otros puntos de la Región.

En el entorno del Cabezo de la Jara, un auténtico vivero de plantas aromáticas, podemos encontrar también formidables ejemplares de encinas, almeces y olivos: bosque mediterráneo puro y bien conservado donde viven la tortuga mora, el tejón, el jabalí, el búho real y el águila perdicera. Para acercarnos al Cabezo hay que tomar la carretera que lleva al albergue juvenil.

El Cabezo de la Jara, desde un cortijo.
El Cabezo de la Jara, desde un cortijo.

En el cruce del observatorio astronómico hay que seguir por la izquierda, buscando la Casa Amarilla, en las faldas del monte, donde podemos dejar el coche. Hay que seguir el camino ancho que pasa por la derecha de la casa, en ligero ascenso y ya con vistas a la cima del Cabezo. Pasado este primer túnel de pinos, descendemos hasta una pequeña explanada.

En este punto tenemos dos opciones: para subir a la cima hay que seguir, recto y de frente, buscando un estrecho sendero que encontraremos enseguida si nos escoramos ligeramente a la izquierda. En algo más de media hora estaremos arriba. La otra alternativa es dejar la cumbre para mejor ocasión y bajar por la izquierda a través de una senda bellísima que alcanza la rambla de Vilerda. Si escogemos esta opción y nos orientamos correctamente, en 45 minutos estaremos de nuevo en el coche después de haber visto –y tocado– encinas monumentales.

La excursión

Dónde:
Cabezo de la Jara (Puerto Lumbreras).
Dificultad:
Baja.
Cómo llegar:
Por la autovía de Andalucía, hasta Puerto Lumbreras. Una vez en el pueblo, hay que recorrer unos diez kilómetros por la estrecha carretera que lleva hasta el albergue juvenil y el observatorio astronómico.
Cartografía:
Mapa 974 – IV de El Puertecico en escala 1:25.000.
Cobertura de móvil:
Buena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos