http://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Salinas de tierra adentro

El cauce inundado de la Rambla Salada, en el término municipal de Fortuna./
El cauce inundado de la Rambla Salada, en el término municipal de Fortuna.
Noroeste y Río Mula

Calasparra, Moratalla, Jumilla, Fortuna y Molina esconden joyas ecológicas y minerales

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Ocurre a veces, mientras recorremos las tripas de la Región, que nos encontramos con aromas salinos que nos transportan a la orilla del mar aunque nos encontremos a más de 100 kilómetros en línea recta de la playa más cercana. Es la magia de la tierra, que exuda su riqueza mineral a través de ramblas y espacios inundables, creando en ocasiones una atmósfera irreal de reflejos cegadores.

En sierras y estepas del interior de Murcia se localizan yacimientos salobres, algunos de ellos aún en explotación, que justifican una excursión.

Las salinas de La Ramona, también conocidas como el Salero de Calasparra, están en el paraje de la Fuente del Llano, ocultas en un pliegue de la Sierra de la Albarda, junto al pantano de Alfonso XIII. Se encuentran entre la carretera Mula-Calasparra y el embalse, a medio camino entre ambos puntos, por una pista de tierra que encontraremos a la izquierda del asfalto.

Salinas de la Ramona, a los pies de la Sierra de la Albarda (Calasparra).
Salinas de la Ramona, a los pies de la Sierra de la Albarda (Calasparra).

El manantial de agua salina localizado en el inicio de la rambla, a medio kilómetro de la primera balsa, se utilizaba ya en el periodo argárico (1.700 años antes de Cristo).

Más de 140 gramos de sal por litro de agua produce este salero, en estado de semiabandono, donde sólo es capaz de sobrevivir un invertebrado acuático, el Ochthebius Glader, una especie descubierta hace sólo veinte años.

La explotación más singular es la de las Salinas de la Rosa, en la Sierra del Carche, donde se extrae la sal inyectando agua dulce en el diapiro para que se formen cavernas, de las que se extrae la salmuera para someterla a la evaporación.

Otros saleros importantes son los del Zacatín, en el Campo de San Juan moratallero, junto al río Alhárabe, el del Coto Salinas (Sangonera la Verde, Murcia), y el de la Mina Mercedes, en Molina, cuyo manantial salobre aún sigue fluyendo a razón de cuatro litros por segundo junto a la carretera de Fortuna.

Primavera en Ajauque

No muy lejos de allí se localiza el espacio natural protegido Ajauque-Rambla Salada, un conjunto de humedales que incluye los hidrosistemas de la rambla de Ajauque y Rambla Salada, las charcas adyacentes y el embalse de Santomera, donde vierten ambos cauces.

Alcaraván, ave esteparia que vive en los Saladares del Guadalentín.
Alcaraván, ave esteparia que vive en los Saladares del Guadalentín.

La primavera, antes de que apriete el calor, es un momento ideal para caminar por estas ramblas, encharcadas después de un invierno tan generoso en lluvias. Los saladares del Guadalentín, también espacio protegido, abarcan casi 2.700 hectáreas de llano perfecto entre los macizos de Sierra Espuña y Carrascoy.

La autovía del Mediterráneo atraviesa esta estepa salada cubierta por tarays, siemprevivas, cambrón y verdolaga, y donde viven especies de aves adaptadas a un entorno tan exigente -aguilucho cenizo, terrera común, ortega, alcavarán y sisón-.

La excursión

Salinas de la Ramona (Calasparra):
En la carretera del pantano de Alfonso XIII, desde la carretera Mula-Calasparra.
Salinas de la Rosa (Jumilla):
En la Sierra del Carche, en el Cabezo de la Sal o de la Rosa.
Rambla Salada (Fortuna):
Accesos al espacio natural Ajauque-Rambla Salada desde la carretera Murcia-Fortuna.
Saladares del Guadalentín (Alhama y Totana):
La autovía del Mediterráneo atraviesa este espacio habitado por aves esteparias.
Salinas del Zacatín (Moratalla):
En el Campo de San Juan.
Mina Mercedes (Molina):
En la carretera de Fortuna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos