http://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Moratalla, museo de arte rupestre

El dibujo mejor conservado es este ciervo, localizado en el abrigo II, que mide 27 centímetros de largo por 25,5 de alto./
El dibujo mejor conservado es este ciervo, localizado en el abrigo II, que mide 27 centímetros de largo por 25,5 de alto.
Noroeste y Río Mula

Las pinturas de los abrigos de la Cañaíca del Calar nos sumergen en la prehistoria

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZMoratalla

En la Región de Murcia no tenemos las Cuevas de Altamira, pero tampoco podemos quejarnos, ya que el conjunto de los abrigos de arte rupestre que se encuentran diseminados fundamentalmente por el norte de la Comunidad Autónoma están considerados entre los más importantes de Europa.

De hecho, estos yacimientos son Patrimonio de la Humanidad, junto con las restantes representaciones de arte levantino de la península, pese al eterno abandono de las autoridades, que nunca han sabido ver su potencial turístico.

Por eso fue graciosa la metedura de pata de la Consejería de Cultura y Turismo, desvelada por el infatigable profesor Javier García del Toro, consistente en ilustrar con pinturas localizadas en Castellón los folletos -paupérrimos, por cierto- con los que se intenta promocionar (?) el arte rupestre de la Región.

Exterior de la Casa de Cristo, abrigo rupestre de la Cañaíca del Calar y el interior de la Casa de Cristo.

Para quien aún no las conozca, y siguiendo las recomendaciones del profesor y arqueólogo cartagenero, este fin de semana es imprescindible darnos una vuelta por Calar de la Santa (Moratalla) para disfrutar con pinturas rupestres que nos obligarán a frotarnos los ojos.

Especialmente el ciervo que ilustra esta página, una de las representaciones de animales más completas y logradas del arte levantino en España. Los abrigos de la Cañaíca del Calar están protegidos con un cierre metálico, por lo que sólo pueden ser visitados previa cita (ver ficha).

Se localizan en el margen de un barranco de dos kilómetros de longitud, conocido por los vecinos de esta pedanía moratallera como Cañaíca de Andrés, y fueron descubiertos hace algo más de cuarenta años, cuando se abrieron unas canteras en ese lugar.

Hasta el barranco conduce una pista de tierra que arranca a menos de un kilómetro del Calar de la Santa, justo después del cortijo Martín Herrero. Antes de visitar la Cañaíca del Calar es recomendable conocer el centro de interpretación del arte rupestre, en la Casa de Cristo, donde podremos hacernos una idea general de los diferentes yacimientos, muchos de ellos en Moratalla. Y casi desconocidos y mal o nada protegidos, nunca bien divulgados y algunos de ellos expoliados.

La excursión

Dónde:
Yacimiento arqueológico de la Cañaíca del Calar (Calar de la Santa, Moratalla).
Dificultad:
Baja.
Cómo llegar:
Desde El Sabinar, desviándonos por una pista a la derecha poco antes de llegar a Calar de la Santa.
Cobertura de móvil:
Escasa.
Para ver las pinturas rupestres:
Las enseña el pedáneo de Calar de la Santa, Eustiquiano Sánchez, previa cita, los sábados a las 12 del mediodía (968 738 137 y 647 857 049).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos