http://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

El misterio del Arabilejo

Tallas en la piedra./M. A. R.
Tallas en la piedra. / M. A. R.
Altiplano

El significado del conjunto de cazoletas y petroglifos excavados en el yacimiento yeclano aún es una incógnita para los expertos

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZYecla

Menos mal que aún podemos transitar por la vida con un poco de misterio; que no todo está resuelto, vaya, que todavía hay cuestiones que desconocemos, incluso ahora que Google y la Wikipedia tienen respuestas para todas las preguntas.

En Yecla, a dos pasos de la frontera con Castilla-La Mancha, en una de las esquinas más frías y solitarias de la Región, permanece sin solucionar un enigma milenario grabado en la piedra del Cerro del Arabilejo durante la Edad del Bronce Medio –hacia el II milenio a. C.–.

En este lugar, frente a la perfecta rampa de lanzamiento que parece la silueta del Monte Arabí, fue excavado hace miles de años un conjunto de cazoletas comunicadas por delgados canales cuyo significado todavía no ha sido descifrado. Aunque hay varias teorías, como es lógico, que van desde lo funcional a lo científico, pasando por lo espiritual.

Agua embalsada en una de las cazoletas, petroglifo tallado en piedra y canaleta frente a las faldas del Monte Arabí. / M. A. R.

La interpretación más generalizada es que se trata de una instalación de fontanería primitiva destinada a almacenar el agua de lluvia. Desde una perspectiva religiosa, estos grabados tendrían relación con los ritos espirituales asociados al agua.

Otra explicación es que se trata de un calendario astronómico que serviría incluso para predecir eclipses, lo que supondría la existencia de conocimiento científico en el asentamiento humano del Arabilejo, o al menos en algunos de sus individuos, confirmando la ancestral costumbre humana de estudiar y observar los fenómenos astronómicos.

En fin, si se le ha despertado la curiosidad, sepa ahora cómo llegar hasta este enigma de piedra: por la carretera de Fuenteálamo, pasados unos diez kilómetros y con la silueta inconfundible del Arabí ya cercana, hay que girar a la derecha por un viñedo hasta alcanzar su falda. Aquí nos encontraremos con una difícil red de pistas en la que hay que orientarse hasta llegar a la casa del guarda. Enfrente está el Arabilejo: sólo le quedará cruzar el barranco de los Cantos y subir hasta los petroglifos.

La excursión

Dónde:
Monte Arabí (1.067 metros), en Yecla.
Dificultad:
Baja.
Comunicaciones:
Desde Yecla, a unos 15 kilómetros por la carretera de Fuenteálamo o por la de Montealegre del Castillo.
Cartografía:
Mapa 818 de Montealegre del Castillo en 1:50.000.
Cobertura de móvil:
Escasa.

Temas

Yecla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos