El III Ciclo Internacional de Órgano de Murcia ofrece cinco conciertos gratuitos

Un momento de la presentación del III Ciclo Internacional de Órgano de Murcia./Vicente Vicéns / AGM
Un momento de la presentación del III Ciclo Internacional de Órgano de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

Los recitales, del 3 al 30 de noviembre, tendrán lugar en la Catedral con la participación de músicos de varios países

LA VERDADMURCIA

La Catedral de Murcia acoge, del 3 al 30 de noviembre, el III Ciclo Internacional de Órgano. Cinco destacados concertistas nacionales e internacionales interpretarán diferentes composiciones en el órgano Merklin-Schütze de Murcia, dentro de esta actividad organizada por la Asociación Merklin de Amigos del Órgano de la Región, patrocinada por el Ayuntamiento de Murcia y en la que colaboran el Cabildo de la Catedral, la Fundación Cajamurcia y otras instituciones.

Los conciertos comenzarán el viernes 3, a las 20.30 horas, con el catedrático de órgano del Conservatorio Superior de Música de Murcia, Javier Arrigas. El resto de conciertos se celebrarán, cada jueves de noviembre, también a las 20.30 horas, y la entrada para el público será libre. El segundo concierto, el 9 de noviembre, estará protagonizado por el organista y director de la Orquesta Radiofónica de la WRD de Colonia, Wayne Marshall. El día 16 será el turno de la organista titular de la Basílica de Santa María del Coro de San Sebastián, Loreto Aramendi; y el 23, protagonizará el concierto el organista titular de la Catedral de Getafe y organista principal de la Orquesta Nacional de España, Daniel Oyarzábal. El ciclo concluye el 30 de noviembre con Alfonso Guillamón de los Reyes, canónigo prefecto de Música Sacra y organista titular de la Catedral de Murcia.

Qué
III Ciclo Internacional de Órgano de Murcia. Del 3 al 30 de noviembre. Catedral de Murcia. Entrada gratuita. Todos los conciertos comenzarán a las 20.30 h.
Viernes 3
Javier Artigas.
Jueves 9
Wayne Marshall.
Jueves 16
Loreto Aramendi.
Jueves 23
Daniel Oyarzábal.
Jueves 30
Alfonso Guillamón de los Reyes.

La directora general del Instituto de las Industrias Culturales y las Artes (ICA), Marta López-Briones, asistió ayer a la presentación de esta actividad junto a su presidente y organizador del ciclo, Carlos Rafael Pérez, el deán-presidente de la Santa Iglesia Catedral de Murcia, Juan Tudela; así como el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Murcia, Jesús Pacheco. A través de este ciclo, según recordó López-Briones, «se pretende promocionar el órgano como instrumento musical y poner en valor el magnífico instrumento que posee nuestra Catedral, construido por Joseph Merklin en el siglo XIX y restaurado en 2008, al frente del que ya se pusieron en las pasadas ediciones, por ejemplo, el organista de la catedral de Wells, en Inglaterra, o el titular del órgano de la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, el de la basílica Notre-Dame des Victoires de París o el organista de la Abadía de Westminster de Londres».

Entre los concertistas, el británico Wayne Marshall y la vasca Loreto Aramendi

El órgano Merklin-Schütze fue el primer órgano monumental y de características sinfónicas que se instaló en España, constituye una de las piezas más importantes del patrimonio musical español y su importancia es reconocida en los ambientes organísticos europeos.

El instrumento fue inaugurado en la Catedral de Murcia en julio de 1857. Hasta entonces, la Catedral tenía dos órganos barrocos que se perdieron en el incendio ocurrido en el año 1854. Fue entonces cuando el obispo de la Diócesis de Cartagena y el Cabildo, con el asesoramiento de Hilarión Eslava, encargaron una nueva pieza a la casa Merklin-Schütze. Entre los años 2005 y 2008, el órgano fue sometido a una intensa restauración.

A propósito de la importancia y de la belleza del órgano, Joseph Merklin escribió que «suspendido en las bóvedas de nuestros templos, como en la cima de las cosas visibles, el órgano parece alcanzar, con su airosa cabeza, el mundo invisible para así, hablar con Dios desde más cerca. Él reúne en sus armonías los acentos de la tierra y de los cielos, como si debiese ser el intérprete de los ángeles, de los hombres y de todas las criaturas en un himno universal».

A juicio de Merklin, a través de la música de órgano, los fieles podrán escuchar «a los querubines cuando resuenen sus sonidos profundos, lejanos, místicos, dulces y castos, que se derraman como el agua murmurante de las fuentes o que caen, luminosas y perladas como los diamantes arrancados de las coronas eternas». Una música 'celestial' que también sirve para que se escuche «la voz de las calamidades y las tormentas, de las riberas y de las rocas donde las impetuosas olas se estrellan, de la brisa entre las hojas de los árboles, del huracán en la montaña, de los animales del desierto, de las aves del bosque, de los insectos de la hierba». Sin olvidarnos de las voces de los hombres: «Voz del niño, voz de la doncella, voz del anciano, voz de los pueblos y de las naciones; voces que adoran, voces que rezan, voces estremecidas de agradecimiento, voces que gimen...; voces diversas que, en su armonía, no son más que una voz que no pronuncia más que un nombre: el eternamente bendito del Dios creador».

Fotos

Vídeos