Travesía a vela por el Mare Nostrum

El 'Alvent', con la Grosa y el Farallón al fondo, navega alrededor del bajo, mientras algunos de sus tripulantes lo exploran/Guillermo Carrión / AGM
El 'Alvent', con la Grosa y el Farallón al fondo, navega alrededor del bajo, mientras algunos de sus tripulantes lo exploran / Guillermo Carrión / AGM

La ruta del velero 'Alvent' por el litoral mediterráneo ofrece impresionantes paisajes, ricos fondos llenos de vida, monumentos geológicos y ecosistemas singulares en unos mares cargados de historia

Pepa García
PEPA GARCÍA

Si hay algo que ejerza un efecto balsámico sobre las personas es la inmensidad del mar azul y el bamboleante movimiento que proporciona surcarlo a bordo de un barco de vela o disfrutarlo armado de gafas y aletas de bucear. Precisamente gozar de esta experiencia, impresionantes paisajes, ricos fondos llenos de vida, monumentos geológicos y ecosistemas singulares en unos mares cargados de historia es lo que podrán hacer si aceptan la propuesta de hoy. Eso sí, si tienen tendencia a marearse, no olviden la Biodramina para que el mar de fondo no les fastidie un plan ideal.

Con Manolo Zamora y Puri como patrones de lujo, esta aventura comienza en el Puerto Deportivo de San Pedro del Pinatar, de donde partimos en el velero 'Alvent' (Somo 28 de 8 metros) aceptando su amable invitación.

Banco de peces sobre el bajo de la Laja.
Banco de peces sobre el bajo de la Laja. / Guillermo Carrión / AGM

Suelten amarras y, a motor, salgan del puerto antes de desplegar las velas, poner rumbo al sur y ceñir tanto como puedan para que el viento les sople a favor y les lleve raudo al destino. Dejen que las corrientes arrastren todo lo malo y que la velocidad con que la quilla del velero corta el mar les impulse a aprovechar al máximo la experiencia.

Nos dirijimos hacia la isla Grosa, un espacio protegido e integrado en Islas e Islotes del Litoral Mediterráneo, con categoría de parque natural, calificación de ZEPA y LIC, que ha permanecido virgen y sin explotar en pleno desarrollismo español gracias a que fue territorio militar hasta el año 2000. Hoy una de las joyas naturales de la Región, en sus inmediaciones se encuentra uno de los yacimientos subacuáticos más ricos del litoral murciano, ya que el bajo de la Campana o La Laja supuso un peligro histórico para la navegación y favoreció el hundimiento de barcos desde tiempos de los fenicios.

Precisamente sobre esta roca que reduce la columna de agua hasta apenas medio metro de la superficie, hacemos la primera zambullida. Rodeada de vida, esta parada al norte del islote del Farallón permite admirar la fauna y flora marina a golpe de tubo y pulmón. Coloridos y numerosos bancos de peces nadan de aquí para allá, dejándose mecer por el ritmo de las mareas. De vuelta al barco, retomamos navegación al sur atravesando el mágico Farallón, con su impresionante arco al alcance de la mano, y la isla Grosa.

Mantarraya sobre la pradera de Posidonia de la Grosa.
Mantarraya sobre la pradera de Posidonia de la Grosa. / Guillermo Carrión / AGM

Bordeándola por su extremo este, podrán apreciar el tiempo detenido hace unos 7 millones de años, cuando la erupción de lo que es un cono volcánico dio origen a las disyunciones columnares, hoy visibles en su acantilado sur. Miren también al cielo, están ante la tercera colonia más grande del mundo de gaviotas de Audouin, y las verán surcarlo. Tampoco dejen de observar el mar, allí donde se encuentra con la Grosa, cuyos colores esmeraldas dejan con la boca abierta.

Ya al oeste de la isla, las boyas instaladas para que los barcos fondeen sin erosionar los fondos marinos permiten otro paréntesis submarino en las inmediaciones de este espacio protegido, en el que una frondosa y tupida alfombra de Posidonia -la pradera más extensa de todo el litoral regional- les reservará, a buen seguro, más de una sorpresa. Eso sí, recuerden que no pueden aproximarse a la Grosa buceando y mucho menos poner un pie en ella. Y no fiando el cumplimiento de las normas a la voluntad de los visitantes, un vigilante y una cámara permanecen ojo avizor para sancionar a quien ose contravenir la ley. El que avisa no es traidor.

Ficha

Características:
La isla Grosa y el islote del Farallón (San Javier) forman parte del espacio natural protegido Islas e Islotes del Litoral Mediterráneo de la Región de Murcia, es además ZEPA, LIC y ZEPIM. Además de caracterizarse por su gran biodiversidad marina y terrestre, tiene un gran valor geológico, ya que es un cono volcánico de unos 7 millones de años de antigüedad en el que son visibles sus disyunciones columnares. Solo se puede fondear con ancla fuera de la línea de boyas, amarres ecológicos para hacerlo evitando erosionar los fondos, con la pradera de Posidonia más extensa de la Región. No se puede desembarcar en la isla, ni hacer esnórquel en sus inmediaciones, si no quieren ser multados.
Cómo hacer la travesía:
Mar Menor Chárter. Si no tienen la suerte de que alguien les invite a hacer esta travesía alucinante, pueden alquilar el velero 'Galo II' (de 11 m.) con patrón en esta empresa con amarre en el Puerto de Tomás Maestre (La Manga, San Javier). Pueden reservar su travesía en el 655 330301 o en www.marmenorcharter.es. La travesía de 4 horas para 7 personas cuesta 300 € en esta temporada, más un suplemento por pasajero adicional hasta 12. Organizan travesías personalizadas y a medida de cada cliente.