Sardinas asadas (sin olor)

Sardinas asadas (sin olor)

Pachi Larrosa
PACHI LARROSA

Sí, señor, sin olor, sin miedo, sin riesgo de congregar junto a nuestra puerta a todos los gatos del vecindario, a los propios vecinos y a un destacamento del glorioso cuerpo de bomberos: las haremos asadas sobre una mullida cama de sal gorda. La extendemos bien sobre una fuente de horno. Limpiamos las sardinas, quitándoles las tripas y la cabeza. Las colocamos sobre la sal sin que se toquen (podemos hacerlas en varias tandas). Distribuimos por encima unas ramitas de romero. Sin miedo. No vamos a necesitar aceite porque el pescado ya tiene suficiente grasa. Las meteremos al horno, precalentado a 200 grados, durante 4 minutos. Les daremos la vuelta y las dejaremos otros 4 minutos. Mientras hemos estado asando las sardinas, hemos aprovechado el horno para meter en otra altura una bandeja con las cuatro rebanadas de pan, estas sí, untadas en aceite con un pincel. Y ya que estamos aprovechando el horno, antes de empezar siquiera a limpiar las sardinas, habremos puesto otra bandeja con las patatas peladas y paridas por la mitad, regadas con un poco de aceite, salpimentadas y espolvoreadas con hierbas aromáticas secas. Serviremos las sardinicas encima de nuestra rebanada de pan rústico tostado y al lado, como guarnición las patatas asadas a la murciana. Y a tirar de dedos.

Ingredientes

-
24 sardinas
-
4 rebanadas grandes de pan rústico
-
Aceite de oliva
-
Sal gorda
-
4 patatas medianas
-
Hierbas aromáticas secas
-
Sal
-
Pimienta
-
Romero fresco
José Pariente Verdejo 2018 (José Pariente, Rueda)

El 'novio' que hemos buscado para estas jóvenes tan grasas es un Verdejo de altos vuelos, elegante, fresco y complejo, con un marcado tono afrutado y toques cítricos y que en boca es fresco y con un leve tono amargo. PVP: 9,50 euros.