Realidad virtual para diagnosticar problemas cognitivos

Tiene versión para niños y adultos./Nesplora
Tiene versión para niños y adultos. / Nesplora

El proyecto español de Nesplora recibe el premio internacional más prestigioso en soluciones digitales emergentes

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Alteración de la memoria, orientación, problemas con el lenguaje o la conducta son susceptibles de ser catalogados como problemas cognitivos. Trastornos que pueden modificar las relaciones sociales y si no son tratados pueden derivar en problemas más serios.

Para ello un diagnóstico médico es esencial, donde la tecnología puede jugar un papel esencial. Así lo refleja el proyecto Analyzing human behavior using immersive technologies y, aunque su título sea en inglés, tiene sello español. En concreto de una empresa radicada en San Sebastián (País Vasco) y su nombre es Nesplora.

La compañía vasca ha creado un mundo de realidad virtual con "cinco entornos para evaluar las funciones cognitivas más importantes", explica en un comunicado. A través de esta experiencia inmersiva "los usuarios se comportan lo más parecido posible a como lo harían en la realidad", señalan.

"Esta solución es el único sistema de diagnóstico que permite detectar problemas cognitivos para escolares y adultos disponible en el mercado que combina neurociencia con realidad virtual y con evidencia científica", destaca Unai Labirua, CEO de la Nesplora.

Para avanzar en el diagnóstico del problema cognitivo, el usuario realiza una serie de problemas sencillos similares a los que se ha de encontrar en su día a día. El sistema inmediatamente mide la respuesta a cada estímulo y, a continuación, se cotejan con los resultados con datos probados científicamente. "Este sistema en su vertiente clínica permite afinar más en el diagnóstico del paciente. Permite validar clínicamente y generar la normativa para múltiples y más complejas variables, estímulos, métodos de diagnóstico, validez ecológica, y con capacidad de medir con extrema precisión. Nos aseguramos de que todo el mundo es evaluado de la misma forma, sin sesgos del evaluador", señala la fundadora y directora de I+D de Nesplora Gema Climent.

Para todos los públicos

La plataforma cuyo nombre es Nesplora-VRMIND está preparada para 'estudiar' a niños y también a adultos. La versión para menores se divide en dos productos: Nesplora Aula y Nesplora Aula School.

El primero es un test neuropsicológico diseñado para evaluar los procesos atencionales en niños y niñas de 6 a 16 años y apoyar un mejor y más objetivo diagnóstico de los trastornos de atención. "También es útil para trastornos generalizados de desarrollo, dificultades del aprendizaje, o diversidad cognitiva", explica la empresa vasca. Por su parte, Aula School se centra en apoyar la identificación del perfil atencional del alumno, aunque no tenga ninguna patología atencional, para que pueda ser una ayuda a la hora de establecer planes pedagógicos eficaces.

En el caso de los test para adultos, Nesplora ha planteado tres niveles de trabajo. Nesplora Ice Cream evalúa las funciones ejecutivas en personas con daño cerebral adquirido, esquizofrenia, abuso de sustancias, TDAH adulto y diversos trastornos degenerativos como las demencias (como el Alzheimer). Nesplora Suite evalúa procesos de memoria en personas con patologías como daño cerebral adquirido, tumores cerebrales, y diversos trastornos neurodegenerativos como demencias y ofrece información, además, sobre los diferentes tipos de memoria en personas sin patología.

Por último, Nesplora Aquarium analiza la atención, la memoria de trabajo y la capacidad de cambiar de tarea y su costo cerebral en personas mayores de 16 años: ambas funciones están estrechamente relacionadas y afectan a diferentes patologías.

Nesplora comenzó su andadura en 2008 y su incursión en el mundo tecnológico no solo se limita a esta plataforma recién galardonada por la Alianza Mundial de Servicios y Tecnologías (WITSA), la autoridad mundial en el sector. Cuenta también con otros proyectos que unen salud y tecnología. Entre ellos, un software para la distracción del dolor y la ansiedad en las consultas de dentistas, cirugía menor o tratamientos oncológicos y Monité, un programa para fomentar la empatía en niños y niñas de 6 a 11 años y prevenir el bullying en las aulas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos