Sencillos trucos para refrescar la casa en verano sin recurrir al aire acondicionado

Sencillos trucos para refrescar la casa en verano sin recurrir al aire acondicionado

Utilizar sábanas de algodón o cambiar las bombillas del hogar son algunos de estos útiles consejos

LA VERDAD

Con la llegada del verano, las altas temperaturas tienden a calentar tanto las casas que puede llegar a ser casi un infierno estar dentro de ellas. Además, aunque en la actualidad existen sistemas de aire acondicionado, lo cierto es que no todo el mundo puede permitirse enfriar su casa de esta manera por motivos económicos.

Sin embargo, existen algunos trucos muy simples que, sin necesidad de recurrir al aire acondicionado, permiten bajar las temperaturas de las casas y combatir el calor del verano:

1- Cerrar todas las puertas y bajar las persianas: Este sencillo consejo evita que una casa se encuentre tan expuesta a las altas temperaturas durante las horas más cálidas del día. Así, manteniendo las puertas y ventanas cerradas, puede conseguirse que el calor no entre dentro del hogar. No obstante, también es recomendable ventilar la casa cuando llega la noche, permitiendo que la brisa refresque las habitaciones.

2- Utilizar sábanas de algodón: En épocas de verano es aconsejable utilizar sábanas hechas con materiales naturales como el algodón, mucho más transpirables que otro tipo de tejidos.

3- Dormir en la planta de abajo: Debido a las altas temperaturas, dormir por las noches puede llegar a ser un auténtico reto para algunas personas. Sin embargo, en casas de varios pisos, se recomienda dormir en la planta más baja (incluso en el sótano), ya que el aire caliente tiene a subir y la planta de abajo suele estar un par de grados por debajo que el resto.

4- Revisar las bombillas: Muchas personas continúan teniendo en casa bombillas incandescentes y de focos halógenos, a pesar de que su venta está prohibida. Así, este tipo de luces no solo consumen más, sino que además desprenden más calor que las bombillas LED.

5- Poner hielo en el ventilador: Aunque parezca increíble, podemos hacer que el aire del ventilador se asemeje al del aire acondicionado con un sencillo truco. Para ello, es necesario llenar un cuenco de metal con hielo y ponerlo delante del ventilador. En el momento en el que el hielo comience a derretirse, el ventilador esparcirá ese aire frío por la habitación, generando una sensación más fresca.

6- Evitar encender electrodomésticos: A pesar de que en la actualidad nuestro mundo está rodeado de objetos eléctricos, es aconsejable apagar o reducir el uso de los electrodomésticos en las horas más fuertes de sol. Gracias a este truco podremos evitar el calor que irradian estos aparatos.

7- Rodear el hogar de plantas: Las plantas tienen muchos beneficios para evitar el calor dentro del hogar. Por un lado, las plantas en el exterior son capaces de actuar contra los rayos del sol, provocando que estos incidan con menos fuerza en las paredes de la vivienda. Por otro lado, las plantas dentro de casa son capaces incluso de refrescar las habitaciones.