A punto de morir por usar un bastoncillo de algodón

A punto de morir por usar un bastoncillo de algodón

Un hombre ha contraído una otitis externa necrotizante que ha afectado al revestimiento del cráneo

LA VERDAD

Un hombre ha estado a punto de morir a causa del bastoncillo de algodón que había utilizado para limpiar el interior de su oído. Este británico de 31 años comenzó a convulsionar fruto de una otitis externa necrotizante, una infección bacteriana que atacó el revestimiento de su cráneo. La causa de tal susto fue un trozo de algodón de ese utensilio. Había quedado alojado en el canal auditivo y luego se había desplazado hasta el cráneo provocando la infección.

Alexander Charlton, el director que le atendió, ha explicado que las convulsiones estaban relacionadas con la infección que habían desencadenado las toxinas o la presión que ejercía sobre su cerebro. El trozo de algodón fue extraído del cráneo del paciente mediante una tomografía computarizada y a una cirugía menor.

Tras una semana de hospitalización y dos meses de tratamiento con antibióticos, el hombre está totalmente recuperado y no tendrá ningún problema auditivo ni cerebral a largo plazo. «A las 10 semanas, el paciente se mantuvo bien, sin déficit neurológico ni síntomas residuales del oído», señaló la revista British Medical Journal (BMJ).

Para evitar casos como este, conviene cambiar nuestro método de higiene auditiva. Lo recomendable es emplear un paño suave y un poco húmedo por los alrededores del oído. El momento ideal es el posterior a la ducha, que es cuando la suciedad se reblandece y se desplaza mejor hacia el exterior.