El poder de la DO Ribera del Duero en México

El poder de la DO Ribera del Duero en México

Lejos de decantarse por rosados o jóvenes, el consumidor mexicano elige los crianzas, reservas o grandes reservas

INÉS MARTÍNEZ

Las cifras hablan por sí solas. La relación entre los consumidores de vino mexicanos y la Denominación Ribera del Duero es exitosa: 1.350.000 litros y 17.500.000 euros. Y, además, saben qué les gusta. Lejos de decantarse por rosados o jóvenes, el consumidor mexicano elige los crianzas, reservas o grandes reservas y se trata de un consumidor con una mentalidad abierta a conocer nuevos vinos, aunque tiene preferencia por marcas que entraron en el mercado mexicano hace años.

«Estamos llegando a nuevos consumidores, jóvenes profesionales liberales, titulados, con poder adquisitivo. Esos consumidores están abiertos a nuevas marcas, vinos de bodegas que comienzan a exportar, tienen curiosidad y ganas de seguir descubriendo. Y son turistas, quieren viajar a la DO y conocer las bodegas, son los que marcan las bases del consumo de vino en México ahora. Y nos han elegido», asegura Miguel Sanz, director general de la DO Ribera del Duero, que participa el 12 de septiembre en Ciudad de México en la jornada 'Futuro en Español', organizada por Vocento y el diario mexicano El Universal y el patrocinio de Mapfre, BBVA, Seguritech, Bimbo, Tierra de Sabor y Denominación de Origen Ribera del Duero y la colaboración de la Embajada de España en México, Barceló y Mezcal Amores.

En ella, a través de una cata de vinos de Ribera del Duero guiada por Luis Morones, Wine Manager Sommelier del Grupo Presidente y responsable de la cava más importante de Latinoamérica, así como Brand Ambassador de Ribera en México, serán servidas 10 referencias a 90 asistentes, tanto del grupo de expertos participantes en el foro como «profesionales de la gastronomía, restauración, hotelería, sumilleres y prescriptores de primer nivel» de México, explica Sanz, quien destaca respecto a la selección de vinos que son «10 ejemplos representativos».

«México es uno de nuestros grandes mercados, como una segunda patria, aquí el vino de Ribera del Duero no necesita presentación. La marca está muy asentada y el consumidor nos elige, como también en restauración nos consideran valor seguro», añade.

Más información: