Una planta nuclear rusa fue la responsable de la nube radiactiva que recorrió el planeta en 2017

Interior de la planta de reprocesamiento nuclear Mayak./EFE
Interior de la planta de reprocesamiento nuclear Mayak. / EFE

Los científicos recopilaron datos de 176 estaciones de observación de 29 países que detectaron una contaminación que no supuso un riesgo para la salud

EFEViena

La planta rusa de reprocesamiento nuclear Mayak, en los Urales del sur, debió ser el origen de la «misteriosa» nube radiactiva que se movió en 2017 por toda Europa, parte de Asia y la Península Arábiga, según concluye un amplio estudio científico cuyo resultado contrasta con la negativa de Moscú al respecto. En la investigación, titulada 'Concentraciones en el aire y consideraciones químicas del rutenio radiactivo de una gran emisión nuclear no declarada en 2017', participaron 69 expertos de diversos países, informa este lunes la Universidad Técnica de Viena (TU) en un comunicado.

Después de que nadie asumiera la responsabilidad del fenómeno (hasta ahora), los científicos analizaron los datos recopilados por 176 estaciones de medición de radiación distribuidas en 29 países. Los resultados del estudio, dirigido por Georg Steinhauser, de la Universidad Leibniz de Hannover (Alemania), y Olivier Masson, del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN) francés, fueron publicados en la revista 'Proceedings' de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS).

Steinhauser subrayó que en ningún momento el nivel de radiactividad detectado en la atmósfera supuso un riesgo para la salud humana.No obstante, la detección en el aire del radioisótopo rutenio-106 (Ru-106, una sustancia artificial) en una zona geográfica tan extensa es «muy inusual» y despertó inquietud.

Rusia niega su responsabilidad

«Los rusos no lo han aceptado aún, pero en base a las pruebas científicas estamos muy seguros (de que fue un accidente en Mayak), y por otro lado, no hay ninguna alternativa», asegura el físico de radiación austríaco, quien por otra parte dice que le gustaría que las autoridades rusas reconocieran que la fuga se produjo en Mayak.

Ya en noviembre de 2017, el IRSN había apuntado a una zona rusa, entre los ríos Volga y Ural, como el lugar de origen del Ru-106 detectado en las semanas previas en Europa. Pero Moscú, si bien admitió que había registrado concentraciones de ese isótopo inusualmente altas, negó que en Mayak se hubiera producido un accidente que explicara el fenómeno.

Las autoridades rusas especularon con que la nube pudo haber sido producto de la desintegración de un satélite, algo que los autores del estudio rechazan categóricamente. «Hemos evaluado detalladamente esa posibilidad y podemos decir que no es cierto. Estamos seguros al cien por cien de que no fue un satélite», dice Steinhauser. «Rusia también propuso que Rumanía podía haber sido el origen del escape, pero esta posibilidad la analizamos asimismo con exactitud y estamos completamente seguros de que la liberación no se produjo en territorio rumano», añade.

«No es que solamente hayamos refutado las hipótesis rusas, sino que tenemos evidencias de que la nube provino de la zona sur de los Urales, y allí se encuentra Mayak», insiste el científico.

Fue un accidente

A pesar de haber sido «el lanzamiento de material radioactivo más grave desde el accidente nuclear de Fukushima en 2011, y la mayor fuga singular de radioactividad de una planta de reprocesamiento civil, la población «no lo notó».

La conclusión principal es que se trató de un accidente en una planta de reprocesamiento de combustible nuclear usado y no en un reactor, y la evaluación de la distribución de la concentración de isótopos evidencia «un sitio de liberación en los Urales del sur». «El hecho de que no se midieran otras sustancias radiactivas que no sean rutenio es una clara indicación de que la fuente debe haber sido una planta de reprocesamiento nuclear», subraya Steinhauser en la nota.

También considera «notable» la amplia extensión geográfica de la nube, pues se detectó en grandes partes de Europa Central y Oriental, Asia y la Península Arábiga. Incluso se encontró Rutenio-106 en el Caribe. La TU recuerda que en la planta de Mayak ya hubo en 1957 una importante «descarga» radiactiva, la más grande antes del accidente nuclear de Chernóbil (1986), a raíz de una explosión de un tanque que contenía desechos líquidos de producción de plutonio.