El 'Open Arms' desafía a Italia y España y rescata a otros 39 migrantes

Imagen del 'Open Arms'. / EP

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El 'Open Arms' mantiene su desafío a los gobiernos europeos, muy especialmente a los de Madrid y Roma. El barco de la ONG española no solo se mantiene firme en su exigencia de que Italia o Malta le abran un puerto seguro, sino que además continúa con sus labores de rescate en el Mediterráneo. En la madrugada del sábado recogió a 39 migrantes que trataban de llegar a las costas europeas, con lo que a bordo ya transporta a 160 personas que aguardan a que algún país permita su desembarco.

«Ningún político evitará que protejamos la vida humana en el mar», advirtió este sábado desde la isla de Lampedusa Òscar Camps, fundador de la ONG. Lo hizo en una rueda de prensa que compartió con el actor estadounidense Richard Gere, quien el viernes transportó víveres hasta el barco de la ONG.

La situación se convirtió este sábado en más rocambolesca si cabe, ya que las autoridades maltesas anunciaron su intención de acoger a los últimos 39 rescatados al considerar que la operación de salvamento se llevó a cabo en aguas bajo su jurisdicción. «Rescatadas 39 personas durante la pasada noche, que se suman a las 121 personas a bordo. Todas necesitan llegar a puerto seguro YA», ha anunciado la ONG en su cuenta de de Twitter.

El 'Open Arms' insiste en que desembarquen los 160. «La situación se deteriora día a día, y no podemos evacuar a 39 personas y decirles a las otras 121 que ellas no salen», justificó Camps antes de destacar que las personas a bordo se encuentran «al límite». Aunque todas reciben asistencia sanitaria, preocupa aún más la psicológica, especialmente en aquellos migrantes que en Libia fueron esclavizados, torturados o violados.

Batalla en la UE

Mientras los migrantes esperan un destino, los Gobiernos español e italiano mantienen su pulso ante una Unión Europea que rechaza intervenir sin una petición oficial de alguno de los socios comunitarios. Para Matteo Salvini, Madrid es responsable de los migrantes en tanto y cuanto el barco que los rescató es de bandera española.

La vicepresidenta Carmen Calvo, en cambio, recordó este sábado que la ley internacional obliga a acoger a los náufragos en los puertos más cercano. No parece, no obstante, que el ministro del Interior italiano vaya a dar su brazo a torcer, más aún en un momento en el que hace bandera su política de mano dura con la inmigración para alcanzar la jefatura del Gobierno ante un eventual adelanto de las elecciones en su país. Al 'Open Arms' le queda la posibilidad de poner rumbo a España, aunque es algo que de momento la ONG no contempla.

Richard Gere, durante una rueda de prensa en el aeropuerto de Lampedusa.
Richard Gere, durante una rueda de prensa en el aeropuerto de Lampedusa. / EFE

Mientras tanto, el aeropuerto de Lampedusa (Italia) fue escenario de una rueda de prensa con el presidente de Open Arms Italia, Riccardo Gatti, el actor Richard Gere, y el fotógrafo y chef Gabriele Rubini.

Gere criticó a ley antiinmigración del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini, que impone multas a ONG que salvan vidas en el mar, y pidió acoger a los migrantes que llegan a Europa y acumulan «historias de mucho sufrimiento». El actor explicó que decidió visitar la embarcación el viernes y llevar provisiones para los inmigrantes y la tripulación de «forma espontánea», sin que nadie le llamara, como gesto de apoyo «a unas personas que no son inmigrantes, sino refugiados».

Estas 160 personas se suman a las otras 85 que esperan también a bordo del el 'Ocean Viking', el barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, y que fueron rescatadas el jueves frente a las costas de Libia.

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, ya ha advertido de que no permitirá que ninguno de los dos barcos atraque en Italia, días después de que el Parlamento avalase un decreto que eleva hasta un millón de euros las multas para las ONG que entren en aguas italianas sin permiso de las autoridades.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que, en lo que va de año, más de 840 personas han perdido la vida en el Mediterráneo, entre ellas unas 576 que intentaban alcanzar las costas de Italia o Malta.

Más información