La mujer que se enamora de objetos: «Llevo seis semanas de relación con mi patinete»

Erika junto a su actual pareja, un monopatín /Twitter
Erika junto a su actual pareja, un monopatín / Twitter

«Entiendo que la gente no lo entienda, pero pido que lo respeten»

LA VERDAD

La última entrega de 'La vida con Samanta' trajo anoche una historia que pudo provocar la incredulidad o incluso la risa de algunos telespectadores aunque, sin duda, lo que generó entre todos fue sorpresa. La protagonista fue Erika, una joven alemana que se enamora de los objetos. «La gente suele ver la sexualidad objetual como una obsesión, una especie de enfermedad mental, pero no es el caso», explica.

El historial sentimental de Erika resulta, cuanto menos, curioso. Contrajo matrimonio con la torre Eiffel y se enamoró del puente que atravesaba para ir al colegio cuando era una niña. Luego quedó prendada de una grúa y, de hecho, se trasladó a vivir a Berlín para poder trabajar con ella pero cuando finalizó la obra ya no volvió a verla.

En la actualidad, mantiene una relación sentimental con un monopatín, Calypso. «Llevamos seis semanas de relación. No sé el tiempo que estaremos juntas (ella la llama 'la tabla' y por eso se refiere en femenino a ella) porque las relaciones se acaban, pero ya veremos», comenta la joven. «Tengo relaciones con objetos desde los 14 años y ella es mi séptima compañera, la quiero y estoy enamorada», afirma.

«La sexualidad objetual significa que tengo relaciones importantes con objetos y no con gente. Eso representa que el monopatín es mi compañera, sin más, y que tengo relaciones emocionales, espirituales y románticas con ella«, explica la alemana. »Entiendo que la gente no lo entienda, pero pido que lo respeten. La diferencia es que mi pareja es un objeto y no una persona«, recalca Erika.

Información relacionada