Editores de Europa y América Latina abogan por crear secciones que luchen contra las 'fake news'

Inauguración del Congreso de Editores Celac-UE./R. C.
Inauguración del Congreso de Editores Celac-UE. / R. C.

Los medios consideran de «trascendencia crítica» incrementar la audiencia de los jóvenes para garantizar el futuro del derecho a la información y la libertad de expresión

COLPISAMadrid

En el cuarto Congreso Internacional de Editores Celac-UE (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños-Unión Europea) celebrado en la sede berlinesa de Axel Springer, los representantes de más de 40 medios de comunicación, entre los que se encontraba Vocento, analizaron la situación del sector y los peligros a los que se enfrenta, como las noticias falsas. «La proliferación exponencial de las llamadas 'fake news' nos sitúa ante el riesgo continuo de la desinformación, con el consiguiente peligro para el derecho a la información y la estabilidad institucional de la democracia», señala la declaración final del congreso.

Los editores consideran que esta desinformación es una «oportunidad» para los medios capaces de ofrecer «información veraz y verificar fuentes fidedignas». «En este sentido, resulta clave el trabajo de campo de los informadores y reporteros propios de los medios, así como la creación de secciones de 'fakt checking' de verificación con herramientas específicas y periodistas especializados en dicha tarea», recalcan los representantes de los medios, que instan a fomentar la formación profesional de verificación de fuentes noticiosas. En esta lucha contra la desinformación, el congreso reclama a los poderes públicos que denuncien las noticias falsas de las que tengan conocimiento fehaciente.

También se solicita la colaboración de las instituciones europeas y de los gobiernos de sus Estados miembros y de América Latina y el Caribe para la publicación basada en la transparencia y mediante sistemas de fácil accesibilidad de la información pública. Asimismo, se recomienda a los poderes públicos la denuncia sistematizada de la difusión de noticias falsas de las que tenga conocimiento fehaciente.

'Copyright'

Entre las conclusiones se hace un especial hincapié en los jóvenes. «Se considera de trascendencia crítica incrementar la audiencia de los jóvenes de los medios de comunicación informativos para garantizar el futuro del derecho a la información y la libertad de expresión», incide la declaración de Berlín. «Para ello se recomienda el análisis de las nuevas temáticas de interés para los jóvenes y su incorporación a la agenda informativa prioritaria», apunta el texto.

Los editores también consideran «conveniente» la adaptación de los medios de comunicación informativos a los formatos digitales y audiovisuales de uso frecuente por parte de los jóvenes, así como «la participación intensa de dichos medios en las redes sociales y la incorporación de un lenguaje más cercano al de las audiencias juveniles». Una de las herramientas de esta adecuación es la incorporación de periodistas jóvenes. «La conexión sociedad-medio es la única manera de no perder la utilidad de la información».

El tercer apartado analizado en el cuarto congreso de editores europeos y americanos es el 'copyright'. «Se considera objetivo absolutamente imprescindible e irrenunciable para garantizar la sostenibilidad de los medios de comunicación informativos y con ello del derecho a la información y de la libertad de expresión, la defensa de los derechos de autoría individual y corporativa de la información», señala el documento acordado. «En esta línea, se estima un modelo extensible a la legislación de los Estados de América Latina-Caribe la directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los derechos de autor y derechos afines en el Mercado Único digital.

Por otra parte, se insta a las asociaciones de editores y de profesionales de la información de la UE y de la Celac a intensificar sus acciones de influencia sobre los legisladores para «introducir mecanismos legales de defensa para el pago de los derechos de autoría de la información, frente a las prácticas abusivas llevadas a cabo por algunos agregadores digitales de información».

Como alternativa a estas prácticas de abuso de posición dominante, se consideran «fundamentales» las iniciativas de creación de nuevos modelos de negocio y agregación de contenidos que generan tráfico digital de visitas hacia los medios de comunicación informativos, regidos bajo el principio de pago de los derechos de autoría de la información.