Así es la droga que convirtió en un monstruo al caníbal de Ventas

Así es la droga que convirtió en un monstruo al caníbal de Ventas
Las Provincias

Algunas personas cercanas al joven apuntan que el joven podría haber descubierto esta sustancia durante su Erasmus en Grecia

LA VERDAD

El consumo de metilendioxipirovalerona (MDPV), más conocido como «droga caníbal», podría haber estado detrás del crimen de la madre de Alberto. El joven madrileño de 26 años asesinó, descuartizó, cocinó y se comió junto a su perro Koke parte de los restos de su progenitora.

Esta sustancia, desarrollada a finales de los años 70 y prohibida desde 2011 tiene unos efectos diez veces más potentes que la cocaína y circula bajo la apariencia de sales de baño. «Al igual que la mayoría de los psicoestimulantes derivados de las anfetaminas, genera un aumento de agresividad», apunta Elena Escubedo, investigadora de la Universidad de Barcelona. Además, precisa que el MDPV «disminuye el control voluntario de los impulsos, con lo que nuestro comportamiento se hace menos 'educado' o 'inhibido' ».

El primer ataque caníbal en el que intervino tuvo lugar en Miami (EE.UU) hace siete años. No obstante, investigadores de la Universidad de Barcelona precisaron que a pesar de su vinculación con el suceso «en realidad no produce efectos caníbales».

En España, la «droga caníbal» lleva consumiéndose en Ibiza desde el año 2014, especialmente en fiestas. Un año más tarde, se incautó el mayor alijo de esta droga a nivel europeo en Málaga. Sus efectos también estuvieron detrás de los mordiscos y agresiones de un menor a los médicos que le atendían en Lugo. También desencadenó una pelea en una calle de Madrid. Además, en 2016 se desarticuló una organización que vendía dosis de la «droga caníbal» en los gimnasios de Alcalá de Guadaira (Sevilla).

De hecho, algunas personas del entorno del «caníbal de Ventas» apuntan que, desde que el joven descubrió esta droga de diseño, su comportamiento cambió por completo. Al parecer, su primer contacto con el MDPV tuvo lugar en Grecia, durante su estancia Erasmus.

Todo sobre el crimen

Pero este no sería el único factor desencadenante. Alberto solía consumir alcohol y cabe destacar que esta droga «altera el metabolismo del alcohol, haciendo que sus efectos sean más intensos», según Escubedo. El joven había estado ingresado en varios centros psiquiáticos. La combinación del consumo de drogas con las psicoptologías desembocó en una «patología dual», según apuntan desde la universidad barcelonesa. Además, señalan que «los trastornos mentales más prevalentes entre las personas con abusos de sustancias son los trastornos de ansiedad, los afectivos (depresión, bipolar), la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos».