Un estudio encuentra un gran riesgo que corren tus hijos cuando van a un parque de bolas

Un estudio encuentra un gran riesgo que corren tus hijos cuando van a un parque de bolas

En estos lugares se concentra una gran cantidad de bacterias que puede acabar provocando infecciones

LA VERDAD

Es el paraíso para los más pequeños, una especie de piscina con toboganes que sustituye el agua por las pelotas de colores. Los niños se sumergen durante horas en una marea multicolor pasándolo en grande. Sin embargo, tanto padres como niños ignoran el gran peligro que albergan lugares como este.

Un grupo de científicos de la Universidad de North Georgia (EE.UU) ha analizado las bolas de seis parques de dicho estado y han obtenido un resultado preocupante. Encontraron restos de heces, vómitos y orina en ellas. Los investigadores analizaron entre 9 y 15 bolas en cada parque, situadas a distintas profundidades y constataron en ellas hasta 31 tipos de bacterias diferentes y una levadura que puede causar enfermedades.

Cabe destacar, además, que la gran capacidad de transmisión de estos gérmenes ya que cada bola alberga miles de células. Por lo tanto, el riesgo de infección se multiplica. Entre otras, los científicos han identificado la bacteria Enterococcus faecalis, causante de endocarditis, septicemia, infección urinaria y meningitis; la Staphylococcus hominis, que puede causar infecciones en la sangre y sepsis; la Streptococcus oralis, responsable de la endocarditis, síndrome de dificultad respiratoria en adultos y shock estreptocócico; o la Acinetobacter Iwofii, relacionada con septicemia, neumonía, meningitis e infecciones urinarias y de la piel.

Frente al riesgo que supone el contacto con estas bolas, los investigadores recomiendan idear protocolos del limpieza de estos objetos para prevenir infecciones entre los menores y los trabajadores de los parques.

Temas

Georgia