Promesas cumplidas

Pablo Alborán./EFE
Pablo Alborán. / EFE

ALBERTO FRUTOS

Entre 2011 y 2014, Pablo Alborán vivió tan deprisa que se olvidó de algo tan básico como la pausa para sobrevivir en medio de la tormenta. El éxito abrumador de su debut homónimo y sus dos siguientes trabajos, 'Tanto' y 'Terral', un tridente que consiguió unas cifras estratosféricas, a priori inviables en una industria musical ya acostumbrada a mirar las listas de ventas desde la resignación, sirvió para ensalzar y consolidar al artista malagueño como una de las estrellas indiscutibles de la música española.

Pablo Alborán. Murcia

Cuándo:
Viernes 14 y sábado 15, a las 21.30 horas.
Dónde:
Cuartel de Artillería.
Cuánto:
Entradas agotadas para ambos días.

Un ascenso imparable que llevó a Alborán al límite, obligándole a tomar un descanso de dos años que sonaba a petición general y que sirvió para que volviera a conectar con la parte más esencial de su música. Con el oxígeno renovado, las pilas recargadas y una firme ambición por retomar el camino con la madurez que aporta la pausa, Alborán volvió el pasado año con 'Prometo', su disco más ecléctico, imprevisible y compacto. Un regreso celebrado por todo lo alto que, por supuesto, se está viendo reflejado en una gira que convive con el cartel de todo vendido como bandera representativa. Alborán ha recuperado su trono. Y parece muy complicado que alguien se lo arrebate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos