UN NUEVO PARTIDO: ESCAPEMOS

Seremos un partido global con una ambición infinita, como infinito es el amor que debe dirigir nuestra mirada hacia un futuro que, más que nunca, está en nuestras manos

Nacho Ruiz
NACHO RUIZ

Este partido nace en la cola de subida al Everest, en la oficina italiana en la que, al recibir la llamada de un barco de refugiados que se hundía, niegan la ayuda y responden que llamen a Malta, resultando todos muertos. Nace en la isla de plástico que flota en el Atlántico y en los fondos abisales llenos de basura. Nace en el silencio que cubre la guerra en Yemen; nace de la consciencia de que el mundo está falto de lo que podemos aportar los que formamos parte de este proyecto: amor y pensamiento.

Un país en el que un futbolista se baja los pantalones y le pide una felación a la árbitro por el hecho de ser mujer no va bien, pero crear un partido político desde el descontento es una mala idea, porque el resentimiento es hijo del descontento y hacer política desde el resentimiento es el camino al dolor. Escapemos surge, como surgen las canciones y los cuentos, desde ideas muy distinta, casi antagónicas: escepticismo, fe inquebrantable, absurdo y, sobre todo, amor. Esto último es la gran carencia de nuestra sociedad y a la vez la solución de todo. Necesitamos dosis infinitas de amor y para ello hay que empezar cualquier constitución, ley, mandato o política desde el amor al prójimo y al mundo. Es nuestro artículo fundacional.

El segundo es ser el único partido no populista en España porque, en realidad, no es prioritario gobernar, no podríamos porque estamos todos muy ocupados. Somos muy pocos, la mayoría artistas, intelectuales, músicos, actores y cosas aún más sospechosas en tiempos en los que un hijo de Paquirri podría cagar en directo, en horario de máxima audiencia y una parte del país lo aplaudiría. Sería menos asqueroso que lo que ha dicho de Verónica, la mujer presuntamente 'asesinada' por los compañeros en Iveco que difundieron un vídeo sexual. En Escapemos no nos interesa con quién se acuesta nadie y nos llama la atención que haya gente interesada en saber si el prójimo se acuesta con hombres o mujeres y la forma en que desarrolla el sexo o el amor. No es tolerancia, es que nos da igual.

Hay mucho de DADA en este partido, pero también mucho del esquema político de 'Amanece que no es poco'. Uno de los sucesos que animan a la creación de Escapemos es que el niño deprimido de la película ha salido elegido alcalde de Ayna. Por el PP. Hay mucho de Monty Pithon también, por supuesto, y de Lola Flores subida al altar pidiéndole a la gente que se fuese de la boda de Lolita, como hay bastante de Richard Pryor en 'El gran despilfarro', la película en la que se presenta a unas elecciones con el fin de despilfarrar un capital para lograr una herencia. Si este argumento les parece disparatado, vayan al programa electoral de Vox.

Hay muy poco miedo al ridículo en nosotros porque la vida es bastante ridícula y hay que tomarla como es o huir o las dos cosas a la vez. Entendemos que el absurdo no es malo; al contrario, es un antídoto a esa cara tan seria con la que Pablo Iglesias y Monedero se hablan y nos hablan de que ellos lo que están haciendo es salvar el espíritu del 15-M en vez de aprovecharlo para convertirse en los políticos que siempre quisieron ser y tomar no el cielo sino el poder. Nos aburre la solemnidad de Rivera pidiéndonos que escuchemos el silencio y así podríamos seguir. Tanta teatralidad es meritoria pero un poco hueca.

Escapemos lleva en su nombre una clara intención de huir de la política actual, pero entrando en política. La cosa está como para huir, para salir corriendo y exiliarse en Portugal o en Belize, no nos engañemos. Como no lo vamos a hacer, creamos un partido que lleva en la idea la huida y en la práctica la permanencia. Suena extraño, a diferencia del resto de partidos no ocultamos nuestras contradicciones. Entre los modelos de cine, Forrest Gump es el nuestro y Harry Houdini es algo así como nuestro pope, Speedy González una inspiración. Nuestro himno es 'Road to Nowhere' de Talking Heads, aunque nos vale 'Corre' de Leño, 'Take me Home' de John Denver o la que cada uno quiera, el nihilismo está inquietantemente presente en nuestro ideario. No le hacemos asco ni al country y en un karaoke podemos llegar a cantar Camilo Sesto si nos venimos muy arriba.

No crean que esto es una broma (que también) ya que el partido se está registrando con sus estatutos y lo presentaremos debidamente. Tendrá particularidades, todos los afiliados serán secretarios generales y empezaremos hablando de cultura y acabaremos hablando de cultura. No queremos gobernar, no podemos porque todos tenemos otras cosas que nos dan de comer, así que podremos hablar de lo que nos interesa sin diplomacias ni miedos, y nos interesa hablar de cultura, que es una forma de amor que a todos los que formamos parte de esto nos consume. Seremos un partido global con una ambición infinita, como infinito es el amor que debe dirigir nuestra mirada hacia un futuro que, más que nunca, está en nuestras manos.

Afíliate a Escapemos. No te podemos decepcionar ni queriendo.