Café Lab, una experiencia sensorial hecha en una taza

Fachada y entrada al espacio Café Lab en su establecimiento de Cartagena. /
Fachada y entrada al espacio Café Lab en su establecimiento de Cartagena.

El espacio de Cafés Bernal para tomar, comprar y aprender de esta bebida abre sus puertas en Murcia

S. BAÑOS. CARTAGENA

Solo hay un lugar donde tomar café se convierte en toda una explosión de sabores y sensaciones, los cinco sentidos se empapen de esta bebida y respiren el aroma de un tostadero, y donde un simple sorbo sea toda una experiencia que traslade al universo cafetero: Café Lab.

No se trata de una cafetería al uso o de un punto de venta de Cafés Bernal, sino de un espacio donde todo gira alrededor del café. Local, ambiente, decoración, mobiliario y productos hacen sentir al cliente en un punto de encuentro único en el que todo está perfectamente combinado para sentir y enamorarse del café.

«En Café Lab se puede tomar, comprar y aprender del café. Estamos acostumbrados a tomarlo como una rutina pero no se conoce y no se valora», declara Francisco Bernal, CEO de Cafés Bernal, uno de los tostaderos artesanales de mayor tradición en la Región con una selección de los mejores cafés del mundo, los llamados cafés de finca o especialidad. Por este motivo, la firma cartagenera creó este espacio, «teníamos una materia prima de calidad, ese era nuestro fuerte y, sin embargo, pasaba a un segundo plano a la hora de llegar a nuestros clientes porque apenas existía cultura del café», continúa Bernal.

Sacar a la calle el café y crear un lugar exclusivo donde, además de adquirirlo y saborearlo, se pudiera formar profesionalmente a baristas en un entorno ideal, u ofrecer cursos para amateurs o catas para amantes de esta infusión, es el mayor valor añadido de Café Lab. Ésta es la forma de crear «cultura del café» que ha creado el tostadero, en línea con la conocida como 'Tercera ola del café', pura tendencia en Londres y Nueva York, en la que se han inspirado para que cada taza sea una experiencia.

Pero el establecimiento no cuenta solo con un aula de formación, existen otras claves que lo han llevado al éxito como por ejemplo la cuidada y característica presentación de sus bebidas, la originalidad de su mobiliario y decoración -calderas, grifos, cafeteras, sacos de café, etcétera-, la filosofía del reciclaje y el respeto al medioambiente llevado a todos sus ámbitos y, por supuesto, la calidad de sus productos artesanales.

Productos salidos del tostadero de Cafés Bernal, pero también de las manos de artesanos y firmas ecológicas que hacen que los desayunos, almuerzos, meriendas y tentempiés de Café Lab sean puro placer, además de saludables. Así, sus tartas o sus panes (también para celiacos) son artesanos y muy variados -como el pan de café-, los yogures son ecológicos, el tomate es raff, el aceite llega de las mejores oliveras y existe diversidad de leches vegetales. El té verde matcha es otra de sus grandes apuestas, uno de los considerados «superalimentos» con los que el espacio innova.

Con esta receta, y tras un año desde su fundación, Café Lab ha superado las expectativas tanto de sus creadores como de sus clientes. Su conquista de paladares y su acogida han sido tan excelentes en solo 12 meses que el espacio ya ha abierto sus puertas también en Murcia, en una zona emblemática de la capital: la plaza de los Apóstoles, con la catedral como vecina, y una renovada y rehabilitada farmacia de 1870 como escenario donde se respira modernismo y café.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos