Rosa Lluch, hija de Ernest Lluch, encabeza la lista de los comunes al Senado

Rosa Lluch, hija del exministro socialista asesinado por ETA Ernest Lluch./EFE
Rosa Lluch, hija del exministro socialista asesinado por ETA Ernest Lluch. / EFE

«Quiero construir puentes en estos momentos de desacuerdo», ha precisado

EFEBarcelona

La profesora de historia medieval de la Universitat de Barcelona (UB) Rosa Lluch, hija del exministro socialista asesinado por ETA Ernest Lluch, será la cabeza de lista de En Comú Podem (ECP) al Senado.

En un acto preelectoral de la candidatura En Comú Podem (ECP) en el Mercat de Sant Antoni de la capital catalana, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado que Rosa Lluch será la principal candidata de su formación al Senado y sustituirá a Noèlia Vall.

La nueva cabeza de lista de los comunes en el Senado, Rosa Lluch, ha explicado que ella siempre se ha sentido «cómoda» ideológicamente con el espacio que representa En Comú Podem, ya que está en contra de «la política de bloques» entre los partidos, y también de los recortes y las políticas de austeridad presupuestaria.

«Reconozco -ha explicado- que siento un cierto vértigo al decidir ser candidata, pero ante el actual 'dialogo de sordos' entre Cataluña y el Estado, hacía falta dar un paso adelante, porque es imprescindible que haya diálogo y que este se llene de contenido».

Según Rosa Lluch, hay que procurar que exista «un espacio de entendimiento entre la sociedad catalana y el Estado» y se ha mostrado dispuesta a propiciar dicho espacio «para salir del actual callejón sin salida».

«Quiero construir puentes en estos momentos de desacuerdo», ha precisado la nueva cabeza de lista de los comunes en el Senado, quien también ha reivindicado una Cámara Alta con capacidad de representar a los distintos territorios del Estado.

La alcaldesa de Barcelona ha elogiado «el paso adelante» dado por Rosa Lluch al aceptar encabezar la lista de los comunes en el Senado, y ha destacado de ella «su generosidad», pero también ha asegurado que «encarna muy bien» su apuesta por el diálogo y por superar la política de trincheras y de bloques.