La española muerta en la explosión de París será repatriada en pocos días

Velas a la entrada del supermercado donde trabajaba la víctima de la explosiónd e París. / Foto: J.V.M. / Vídeo: EP

Emigrantes españoles en la capital francesa están ayudando a la familia | Su pueblo natal está de luto oficial

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Los restos mortales de Laura Sanz Nombela, la española que el pasado fin de semana murió por una explosión de gas en una panadería de París, serán repatriados a España «en pocos días», explicó este lunes José Castro, alcalde de Burguillos (Toledo), municipio de 6.500 habitantes donde Laura residía junto a su marido y sus tres hijos, de 3, 5 y 10 años.

Burguillos vivió este lunes el día de luto oficial decretado por el ayuntamiento que, además, habilitó un libro para que los vecinos escribieran mensajes de solidaridad a su familia. También la ciudad de Toledo, donde Laura nació hace 38 años, le rindió este lunes un doble homenaje. Por un lado, en el supermercado 'La Despensa', en el barrio de Santa Bárbara, donde la víctima trabajaba como cajera, sus compañeros y clientes habituales colocaron varias velas en su memoria, en el exterior del establecimiento, al que los demás empleados acudieron a trabajar cabizbajos. «Era agradable y cariñosa y llevaba muchos años como cajera», recordaban este lunes los clientes que acudían al negocio.

Por otro lado, el colegio 'Ciudad de Aquisgrán', también en el barrio de Santa Bárbara, en el que están escolarizados sus tres hijos, organizó este lunes un minuto de silencio al que se sumaron alumnos, padres y profesores y también la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, que trasladó su «más sincero pésame y apoyo a la familia de la joven porque son momentos muy duros y de mucho dolor».

Ayuda a la familia

Los tres hijos de Laura están recibiendo la ayuda de un psicólogo de la Dirección Provincial de Educación que «está especializado en duelos», según confirmó el director provincial, José Manuel Almeida, y que «también estará a disposición de los profesores y de la familia».

Mientras, en París, la familia de Laura está en contacto con la Embajada de España para acelerar los trámites de la repatriación del cadáver. Según el alcalde de Burguillos, emigrantes españoles de esta comarca toledana están ayudando a los familiares desplazados a Francia «acompañándolos y sirviéndoles de traductores, además de haberles ofrecido alojamiento».

Su muerte ha movilizado a toda una comarca por las trágicas circunstancias del suceso: era la primera vez que Laura salía de España gracias a que su marido, Luis Miguel, le había organizado un viaje sorpresa a la capital francesa. El sábado, la explosión de la panadería provocó una onda expansiva que la alcanzó de lleno en la habitación de un hotel cercano. Su marido sólo sufrió heridas leves.

Más información

 

Fotos

Vídeos