La defensa de Junqueras denuncia una «causa general» a la disidencia política

Andreu Van den Eynde, abogado de Oriol Junqueras y Raül Romeva. / EFE

Van den Eynde critica «el ruido y la exageración» de la investigación de la Guardia Civil y trata de condicionar al tribunal con la sentencia

MATEO BALÍN y MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

«El juicio del 'procés' generará un Código Penal aplicable a la disidencia política». Tal y como estaba previsto, el abogado de Oriol Junqueras y de Raül Romeva desplegó hoy un alegato de conclusiones netamente político para cargar las tintas contra la Guardia Civil, policía judicial de la causa, y advertir al tribunal del Supremo de las consecuencias que traerá una sentencia condenatoria por rebelión.

Vestido con la camiseta de Esquerra Republicana, Andreu Van den Eynde no tuvo remilgos en comenzar su intervención recordando a sus «compañeros de viaje», Junqueras y Romeva, «ahora en lo judicial, no hace mucho en la política y toda una vida en lo épico y lo moral», introdujo.

Bajo este premisa activista, el letrado cargó con dureza contra los instructores del procedimiento, a los que acusó de abrir una «causa general» contra el independentismo con el respaldo de la Fiscalía. «Ha habido estridencias, exageraciones, alguna mentira, y ha faltado a veces a la melodía de los hechos», remachó el abogado, mientras que Junqueras, sentado detrás, asentía sin parar tras salir del cascarón en el que ha estado metido casi todo el juicio.

Van den Eynde detalló estas «exageraciones» que se manifestaron en el vocabulario tanto de los atestados que iniciaron la investigación en 2015 como en la querella por rebelión presentada en la Audiencia Nacional por José Manuel Maza, exfiscal general fallecido en noviembre de 2017: «Escudos humanos, atrincherados, devastación, miedo; tenemos dos coches rotos y ellos hablan del apocalípsis, y cuando un mosso llama por teléfono no llama por teléfono, usa la clave 51. Y eso es sesgo y exageración», se quejó.

Se trata, añadió de forma jocosa, de una causa en la que piden 25 años de prisión para Junqueras y que explicará «qué respuesta penal se dará a un 'tuit' que tendrá el influjo de regenerar una insurrección popular o una entrevista a un periódico en la que una persona hace una invocación con mayor o menor fortuna».

El letrado también cargó contra el informe de la Fiscalía, que tildó de «confuso» porque «transitaba desde leyes del siglo XIII hasta delitos de futuro, como la rebelión impropia o distinta». De la Abogacía dijo que es capaz de enfrentarse al Ministerio Público para defender su tesis -la de la sedición- si bien aplicando «el Código Penal de la disidencia política a la respuesta a la movilización ciudadana». También hubo para Vox, porque se ha limitado a defender un «marco ultra» que, en su opinión, no influirá en el tribunal.

Baena y el «humo» de Jové

El repaso de Van den Eynde se detuvo con especial significado en un nombre, el teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, instructor del relato de hechos. Subrayó que su investigación se centró en noticias de los periódicos desde 2012, que dio lugar a unas diligencias contra personas aforadas, que eran los miembros del Govern, y que se mantuvo abierta durante año y medio.

Estas pesquisas, prosiguió, recayeron luego en el Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, del que proceden, según el letrado, el 90% del sumario y que parte de una investigación «sesgada» por revelación de secretos contra personas que no han sido procesadas, en referencia al juez Santiago Vidal, investigado tras realizar unas manifestaciones públicas sobre el uso de datos fiscales de ciudadanos para construir un censo. «De allí partió la investigación por rebelión y otros delitos que se ha mantenido en Barcelona contra cargos de la Generalitat y que en el Supremo se dirigió contra las 12 personas sentadas en el banquillo», dijo.

Seguidamente, comenzó a atacar la validez de cada una de las pruebas presentadas, como el documento denominado Enfocats -incautado en el domicilio de Josep María Jové, mano derecha de Junqueras, y que relata la hoja de ruta del 'procés'- que calificó de «panfleto». «Me pondría a reír si no fuera porque el tema es tan grave, es un compendio de marketing, de fantasías, no está en boca de nadie. Se decomisa en un registro que no está firmado por su autor, sin hojas sellada. Enfocats es nada, es humo», concluyó.

Más información