Los alcaldes eternos renuevan sus votos

Los alcaldes eternos renuevan sus votos

Una veintena de ayuntamientos no han conocido otro alcalde en 40 años de democracia. El regidor que más tiempo llevaba en el cargo pierde su trono en favor de su sobrina socialista

ISAAC ASENJOMadrid

La longevidad no tiene color pero cuenta con género. Los hombres se aferran al bastón de mando de una veintena de pueblos en España, cuyos vecinos solo han conocido a un regidor en nuestra actual Democracia. Insaciables en la victoria electoral, llevan 40 años gobernando y quieren seguir toda la vida. Alcaldes eternos como Cecilio Lera, socialista que se mantiene en el poder en Castroverde de Campos (Zamora) desde los setenta. Ahora tiene 66 años y tenía 25 cuando ganó por primera vez las municipales de 1979. Diez comicios seguidos ganando, suma otra mayoría absoluta en uno de los pueblos de la España vaciada.

Como Cecilio hay otros 22 regidores que este 26 de mayo prolongaron sus mandatos casi vitalicios. Por el camino se quedaron algunos de la manera más sorprendente. Por ejemplo el alcalde más veterano de España perdía el poder tras 55 años al frente de Castillejos de Mesleón (Segovia). Una derrota que, como en Juego de Tronos, todo quedó en familia. La sobrina socialista de Ricardo Díez (PP) le ganaba la partida y ponía fin a su mandato a punto de cumplir los 90 años. Su pueblo era un feudo en el que nunca había tenido oposición, y donde siempre logró todos los concejales de la agrupación. Hasta ahora, donde Susana de las Monjas dirigirá este pequeño pueblo de la comunidad de Sepúlveda. Un cambio histórico.

El honor en veteranía le corresponde ahora a José Luís Seguí, alcalde del PP de Almudaina, tras lograr una victoria sin paliativos en este pueblo de Alicante que le hacen poseedor de este título simbólico a sus 78 años y 47 en el poder.

Entre los alcaldes de siempre, el caso más conocido -al menos el más mediático- es el de Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Izquierda Unida desde las primeras municipales de la democracia en Marinaleda (Sevilla), cuyo pueblo se ha convertido en símbolo del republicanismo y devotos del Ché Guevarra. Todo un clásico que, a pesar de haber perdido tres asientos en el Ayuntamiento, aún le dan la mayoría para liderar esta localidad de más de 2.500 habitantes. Una de las más grandes que jamás vieron otro alcalde. Le superan Ribamontán al Mar con el Partido Regionalista de Cantabria y Francisco M. Ansón Pérez al frente; Brión, en La Coruña mantiene a José Luis García, de 65 años, tras cuatro décadas. Villanueva de la Cañada (Madrid) también se resiste al cambio y el popular Luis Manuel Partida Brunete, de 72 años, sigue al frente de esta localidad madrileña de 21.000 habitantes.

Mediático también es Senén Pousa Soto, regidor 'popular' de Beade (Ourente). Este admirador de Franco -mantiene una calle dedicada al Caudillo y se negó a retirarla incumpliendo la Ley de Memoria Histórica- continúa con el bastón de mando de este pueblo de menos de 500 habitantes.

Entre esta veintena de regidores más resilientes dominan los pertenecientes al PP (13) seguidos del PSOE (6) mientras que por comunidades gana Castilla y León (9). Y aunque no hay un patrón demográfico definido, en más de 80% de los casos, el número de empadronados es inferior al millar. También hay hueco para los independientes como Carlos Rivera, regidor en Torremocha de Jarama (Madrid), que mantiene el cargo pese a que en 2017 aprovechó el soterramiento de líneas eléctricas en el municipio para llevar la conexión de la luz hasta una finca de su propiedad. La fiscalía pide para él dos años y tres meses de cárcel. Eso sí, presume de haber empezado a gobernar un pueblo de 140 personas y hacerlo crecer hasta el millar. Presume de pertenencia también Josep Vilà, alcalde de Fogars de la Selva (Barcelona), que se reafirma como el único alcalde independiente de Catalunya que ha ocupado el cargo de forma ininterrumpida.