La Uva Jumillana 'se sale'

Miguel García, dueño del local, y Elena Campoy. ::
                             J. M. R. / AGM/
Miguel García, dueño del local, y Elena Campoy. :: J. M. R. / AGM

Nunca antes se había visto en Cartagena una inauguración tan multitudinaria como la del pasado miércoles en 'La Uva Jumillana', en la calle Jara. Nadie quiso perderse la reapertura de uno de los locales más característicos de Cartagena, que el empresario Miguel García Ros ha remodelado manteniendo su sabor a bodega.

Muchas invitados de todas las edades clases y condiciones, jóvenes y nostálgicos, procesionistas, políticos, pintores, empresarios y un sinfín de amigos llegaron a colapsar la calle, que permaneció muy animada hasta bien entrada la noche. Un camión de vino aparcado en la puerta del establecimiento rememoraba los orígenes del lugar, mientras que los siempre animados y coloristas Celtícues ponían la nota de color al evento.

«El vino venía en tren a Cartagena y lo traían a la bodega en un camión cargado en cubos», explicaban, con entusiasmo y nostalgia, Pilar y José Galindo, nietos del primer propietario, el pintor Pedro Diego Pérez Casanova y a su mujer, María García.

«En 1934 lo arrendó nuestro abuelo, José Galindo García y, posteriormente, lo regentó hasta hace un año, en que se jubiló, Bernardino Gil Galindo», añadían mientras aseguraban que el local había quedada «precioso».

Un grupo que brindaba por el éxito es el compuesto por la pintora Laura Molina, Moisés Ávalos, Juana Román, Pablo Cerezuela, Isidro Pérez, el presidente de la COEC, Pedro Pablo Hernández, Juan Francisco Rebollo, de AJE, Sixto Fernández, Angelita Román, Marina Pérez y el escultor Fernando Sáenz de Elorrieta. Éste no dejó de recibir felicitaciones por las esculturas de los cuatro capirotes que sirven de tiradores de cerveza. «Son de acero inoxidable y acero corten, unos materiales fáciles de limpiar», decía.

Los marrajos no faltaron a la cita, y por allí charlaba un grupo de Sanjuanistas sobre la fiesta de Reyes del bar Siroco. Estaban el presidente, Pedro Martínez, y Ángel Marín, Eduardo Vilar, José María Cano, José María Cano Vilar, y Eduardo Cano.

Pletórico se mostró Federico Vilar, que conversaba con Álvaro Lorente sobre la rehabilitación de la fachada que su empresa ha realizado. Contaba que «el mosaico del baño es un forjado del antiguo Tinos, de la calle del Escorial». Cerca de ellos, se divertían los jugadores del cartagena Chus Herrero, Gorka Kijera, Ander Lafuente y Asier Goiria.

Sergio Martínez Soto, del Festival de Cine, probaba cucuruchos de buñuelos de bacalao, para combinar lo popular con lo clásico. A Lola Yago, Ana Pastor, Sergi Martínez, María Fontán, Ruth Álvarez y el empresario Carlos Andreu les gustó que La Uva «mantiene su esencia pero con un aire moderno». Y José de los Santos, Alfonso Pagán, Simón Ruiz, María José Díaz y Andrés Benítez brindaron por el éxito del local.