Ribera cita en septiembre al consejero de Agua para hablar del Trasvase y el Mar Menor

Antonio Luengo. / vicente vicéns
Antonio Luengo. / vicente vicéns

La ministra para la Transición Ecológica accede en solo cuatro días a la petición de reunión «urgente» que le realizó Antonio Luengo

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Muy poco ha hecho esperar la ministra para la Transición Ecológica a Antonio Luengo, nuevo responsable regional en materia de agua y medio ambiente. Teresa Ribera respondió ayer a la carta que el consejero le envió el pasado lunes para solicitarle una reunión urgente en Madrid con el fin de tratar los asuntos de importancia para la Región que competen a ambas administraciones, como la escasez de recursos hídricos en la cuenca del Segura y la regeneración del Mar Menor. Así, Antonio Luengo está citado el próximo jueves 5 de septiembre en la sede del Ministerio para que pueda exponer sus planteamientos a la titular del Ministerio.

La rapidez con la que Teresa Ribera ha contestado a la petición del consejero, solo cuatro días después de que la misiva saliera de Murcia, ha sorprendido gratamente en el Gobierno regional. Principalmente porque la gestión se ha hecho en agosto, un mes en el que se paraliza prácticamente toda la actividad en las administraciones públicas. También porque el Ejecutivo central está en funciones y con la sensación general de que en septiembre se convocarán nuevas elecciones generales, debido a la dificultad de Pedro Sánchez para conseguir apoyos a su investidura.

Teresa Ribera está siendo una de las ministras más activas de este verano. El pasado martes se desplazó a Toledo para cursar visita oficial al presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. En este encuentro anunció la futura incorporación de representantes de los municipios de la cabecera del Tajo a la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura. Esta decisión causó revuelo en la Región porque este organismo, en el que se deciden los envíos de agua a través del acueducto, está formado exclusivamente por técnicos, tal y como se decidió cuando se aprobó la conocida como ley del Memorándum de 2013. Los trasvases se autorizan en función de las cantidades de agua que almacenan los embalses de Entrepeñas y Buendía. Para que las localidades del entorno de estos pantanos, que exigen el cierre del Trasvase, entraran en la comisión, sería necesaria una modificación en la normativa estatal. En cualquier caso, si los municipios ribereños accedieran, pediría lo mismo el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), que ya formó parte de este órgano con anterioridad a la aprobación de la ley del Memorándum.

El encuentro se ha convocado para el jueves día 5 del próximo mes en la sede del Ministerio en Madrid

«Inquietud» por la laguna

La misiva remitida por Luengo a la ministra hacía una «mención especial» a la situación del Mar Menor, «una tema por el que, como ya he tenido ocasión de comprobar en mi anterior etapa como director general, compartimos inquietud», escribía el consejero murciano. Del departamento de Ribera depende el plan de vertido cero, que está a punto de superar sus trámites administrativos y medioambientales, por lo que Comunidad y Ministerio tienen que ponerse de acuerdo para terminar de perfilarlo y ejecutarlo.

La reunión tendrá lugar a solo 18 días de que se cumpla el plazo que tiene Pedro Sánchez para presentarse a una segunda sesión de investidura y obtener la confianza del Congreso para formar gobierno. En caso contrario, se convocarán elecciones para el 10 de noviembre y Ribera continuará en funciones al menos hasta finales de año.

La que no ha recibido aún respuesta es la carta que envió a Pedro Sánchez el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, para mantener un encuentro en La Moncloa en el que le informara de sus planes sobre el Trasvase Tajo-Segura.