RACE ve «injusto» que el conductor tenga que «pagar dos veces por la misma factura»

Antonio Lucas. /LV
Antonio Lucas. / LV

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

La indignación aceleró ayer como un Fórmula 1 entre los conductores, que se enfrentan a un nuevo 'palo' en el bolsillo si prospera la idea del Gobierno de Pedro Sánchez de cobrar un peaje simbólico en las autovías. El director de Seguridad del Real Automóvil Club de España (RACE), Antonio Lucas, se mostró en «desacuerdo» con la medida. Recordó que los automovilistas ya generan cada año «más de 28.000 millones de euros a las arcas del Estado, simplemente por el hecho de utilizar un coche. Hasta cuando cambiamos una rueda o el aceite del coche estamos pagando impuestos».

«Así que no se justifica que el Gobierno diga que este peaje serviría para sufragar el mantenimiento de las carreteras, porque ya estamos pagando con creces para ello», dijo.

Según los cálculos que maneja RACE, «las inversiones en infraestructuras de carretera en España han bajado un 98%, y ahora mismo se necesitarían alrededor de 7.000 millones de euros para recuperar toda la inversión que se ha dejado de hacer. Pero el automovilista ha seguido pagando igual», lamentó. «Los conductores españoles aportan lo suficiente como para que las carreteras estén en perfecto estado. Pagamos mucho más de lo que recibimos en materia de infraestructuras», criticó.

Antonio Lucas considera que la iniciativa supone «penalizar el uso de vías más seguras»

En el caso de los motoristas, hasta tres veces más, según los informes que maneja la organización. «No creo que los conductores tengamos que pagar dos veces por la misma factura. Es injusto que saquemos la cartera otra vez por unas vías que ya se han pagado a través de los Presupuestos Generales del Estado, con nuestros impuestos», señaló.

Además, Antonio Lucas advirtió de que esta medida supone «penalizar el uso de vías más seguras» y, por lo tanto, «puede hacer que muchos conductores, precisamente para evitar este pago por uso, se vayan a carreteras secundarias, que es donde se producen el 78% de los accidentes mortales». Según Antonio Lucas, la propuesta de cobrar un peaje en las autovías «es lo contrario de lo que venimos intentando hacer durante los últimos años, que es trasladar ese tráfico de carreteras secundarias, peligrosas, con un déficit en mantenimiento y con sistemas de contención y protección menores que en las autopistas, hacia autovías y vías de alta capacidad».

Lucas invitó al Gobierno de la Nación a que, en lugar de generalizar el pago por uso en estas vías y subir impuestos al diésel, apueste por medidas como la renovación del parque automovilístico y que los vehículos sean «más seguros, menos contaminantes y más eficientes». Asimismo, lamentó las «zancadillas» que se ponen desde la Administración a una movilidad «segura y responsable».