Productores de hortalizas y cítricos protegen sus cultivos al máximo ante las heladas

Un agricultor protege su arbolado de cítricos en Alhama, ayer. / P. E.
Un agricultor protege su arbolado de cítricos en Alhama, ayer. / P. E.

El consejero de Agricultura destaca que la partida para seguros se ha duplicado con 2 millones de euros para incrementar las pólizas

ZENÓN GUILLÉN y P. ESPADASALHAMA.

Los productores de hortalizas y cítricos son los que han extremado más las medidas para proteger sus cultivos ante las fuertes heladas que se registraron la pasada madrugada y que se extenderán a lo largo del fin de semana. Muy distinta es la situación en los leñosos, caso de los frutales y almendros, donde el frío viene muy bien para frenar la floración, tal como destaca Pedro García, de Coag, quien apunta que hasta estos días no se habían registrado daños significativos por la caída de los termómetros.

El secretario general de Asaja Murcia, Alfonso Gálvez Caravaca, muestra su preocupación porque la nueva situación «podrían dañar gravemente a los cultivos hortofrutícola», en especial a las hortalizas, cítricos y algunos frutales del Noroeste, Altiplano, Campo de Cartagena y Valle del Guadalentín. «Un varapalo así sería catastrófico», advirtió, «dentro de una campaña que ya de por de sí está siendo muy negativa tanto en cítricos como en hortalizas. Aunque confiamos en que no sea así y pase de puntillas».

De hecho, los agricultores del Bajo Guadalentín, como Totana, Alhama de Murcia y Librilla, están optando por proteger al máximo sus fincas, resguardando el arbolado de cítricos, así como tapando las cosechas de lechuga con mantas térmicas.

Mantas térmicas

José Manuel Ruiz, responsable de Coag en Alhama, indica que con la instalación de las mantas «se evitan entre dos o tres grados menos de congelación, en especial se está aplicando a las lechugas que se encuentran a tan solo unos días de su recolección, con ello se trata de salvar la cosecha», mientras que en cuanto al brócoli «son pocas las plantaciones que se tapan», puntualizó. De igual forma, se observan pequeñas producciones de cítricos protegidas, «ya que este frío les puede afectar también, en especial al limón, que es más sensible y con cero grados puede comenzar a helarse», matizó.

«Son muy pocos los agricultores que tienen aseguradas sus plantaciones», reconoce Ruiz. Y es que «sabemos que el precio es caro, pero si todos aseguráramos las cosechas los seguros serian más baratos para el agricultor», insistió. «Creo que el seguro tendría que ser obligatorio para los agricultores que reciben ayudas del Estado o de la Unión Europea», remarcó.

El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Ángel del Amor, recordó ayer la importancia del seguro agrario, ya que «permite que los agricultores puedan hacer frente a pérdidas económicas surgidas como consecuencia de la climatología adversa sobre los cultivos u otro tipo de siniestro». Además, resaltó que el Gobierno regional ha duplicado la partida del sistema de seguros con dos millones de euros en 2019 para colaborar en la contratación de más pólizas de seguro y que se haga extensivo a más líneas.

El presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región (Fecoam), Santiago Martínez, valora la bajada de temperaturas como una situación «agridulce», puesto que va a afectar de forma desigual a los cultivos de las diferente zonas de la Región. En concreto, explicó que «las bajas temperaturas que se esperan en los próximos días pueden resultar muy perjudiciales para las cosechas de hortalizas»; sin embargo, «si se confirman los valores de frío que están anunciando, resultará positivo para los frutales, ya que les viene muy bien para darle un parón a la floración, ajustando así un poco el calendario, que ya va bastante adelantado».

Información sobre las medidas preventivas

Para que los agricultores cuenten con la mayor información, las Oficinas Comarcales Agrarias han enviado las recomendaciones más oportunas para ayudar a paliar los efectos de estas condiciones climatológicas «y ayudarles a anteponerse a un problema que parece que va a provocar daños en algunos cultivos», apuntó el consejero de Agricultura, Miguel Ángel del Amor. Además, señaló que «los agricultores son empresarios que se tienen que enfrentar a dificultades especiales que ninguna otra actividad económica tiene la necesidad de prever, como son las inclemencias del tiempo». Respecto a las actuaciones preventivas, se informa a petición de las organizaciones agrarias sobre cómo realizar las tareas de manejo de la fertilización los días previos a las heladas, y en los posteriores, para regenerar los tejidos dañados, así como la poda en los leñosos, el manejo del riego o el uso de acolchados y cubiertas. Se hace hincapié en los cítricos donde los daños pueden ser de distinta intensidad, «por lo que se han dado recomendaciones en función del daño ocasionado, ya sea en árboles en hojas, en ramos de producción o en plantones». En el caso de las hortalizas, las medidas de actuación después de una helada son mucho más limitadas. En la alcachofa puede afectar al manchado de los frutos, incluso a su desecación.

 

Fotos

Vídeos