La esperanza del resurgir en La Pinilla

La zona de iniciación de la estación de La Pinilla/
La zona de iniciación de la estación de La Pinilla

Cerrada desde la jornada del sábado, en el centro segoviano están acusando demasiado las precipitaciones y el viento, que les están privando de disfrutar de un final de temporada mucho más plácido

J.GONZALOMADRID

Nevadas intensas, temperaturas frías y una nueva sensación de llegada de invierno gracias al frente que se esperaba que a finales de la semana pasada volviera a recibir el Sistema Central, que desde que abriera sus puertas no ha logrado vivir la tranquilidad que otros puntos del país sí han disfrutado. Meses irregulares y condiciones, en muchos casos, realmente complicadas que hacen del trabajo de los operarios poco menos que un milagro.

Los quebraderos de cabeza en este final de campaña, cuando son escasas semanas las que restan para cerrar este año, son continuos y solo Valdesquí y Béjar-La Covatilla parecen presentar ahora mismo la seguridad de ofrecer un estado óptimo tras la entrada de la primavera. Menos benévolas están siendo las condiciones meteorológicas que no cesan de azotar a la estación de La Pinilla.

El viernes, zona de iniciación

En Segovia se han visto obligados, de nuevo, a mantener cerradas sus puertas durante varias jornadas debido a la climatología y al viento, que está siendo excesivamente duro en estos últimos meses y está impidiendo la mayor llegada de usuarios. El viernes fue la última jornada que se abrieron sus pistas, aunque únicamente se pudo disfrutar de la zona de iniciación -3 pistas verdes- y espesores que alcanzaban los 15 centímetros.

Ni siquiera con eso pudieron comenzar un fin de semana negro, marcado por las precipitaciones, que ha continuado en estas jornadas de final de mes de marzo. El estado de las pistas actualmente no es el mejor, aunque se sigue confiando en recuperar el terreno perdido en los próximos días y al menos ofrecer una pequeña extensión para los aficionados que se acerquen hasta el centro segoviano.

La Pinilla es la única que se ha visto obligada a cambiar sus previsiones, pues el Puerto de Navacerrada sigue ofreciendo la pequeña zona muy cerca de llegar al 1,5 kilómetros esquiables- con la que contaba hasta el momento. Pero, como dicen, la esperanza es lo último que se pierde.