Los padres de Nadia estafaron a un empresario de Fuente Álamo

José Segado en un acto solidario con el 'Dragon Boat BCS'. / El monarca
José Segado en un acto solidario con el 'Dragon Boat BCS'. / El monarca

La Audiencia de Lérida reconoce al dueño de El Monarca como una de las víctimas del matrimonio cuya hija tiene una enfermedad rara

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

Como cada día de camino a su empresa, José Segado Barbero iba escuchando la radio en su coche. Pero aquella mañana la historia que narró el locutor le hizo mella. «Me tocó el corazón porque soy padre de familia», rememora el propietario de la empresa Frutas y Verduras El Monarca, situada en Fuente Álamo. «Le di mucha credibilidad a lo que escuché por la forma como lo contaban». No dudó ni un segundo en realizar un donativo para ayudar a los padres de Nadia Nerea, la niña afectada de una enfermedad rara. «Hice una transferencia de 3.000 euros».

Aquel día, este empresario fue uno más de los que picaron en la estafa de Fernando Blanco y Margarita Garau, conmovido por la lucha que estos padres iban pregonando por los medios de comunicación para recabar fondos con los que financiar un tratamiento que salvase la vida de su hija Nadia. «Tras el ingreso les pedí un certificado para desgravarlo y no me contestaron, pero no le di importancia». No lo hizo porque uno de los pilares de su empresa es la responsabilidad social corporativa y pone como ejemplo de ello sus aportaciones a distintas causas: Fundown, Assido...

«Estas personas tienen muchas virtudes», subraya. El empresario no volvió a pensar en el donativo hasta que un día, por televisión, vio que habían arrestado a los progenitores de Nadia. «Lo primero que se me vino a la cabeza fue preguntarme cómo unos padres pueden emplear a una niña y una enfermedad para lucrarse». Lo segundo que pensó fue poner el asunto en manos del letrado Francisco Belda y tras casi dos años de litigios, la Audiencia Provincial de Lérida le ha dado la razón.

En noviembre de este año, la Sala condenó a Fernando Blanco y Margarita Garau por estafa continuada y agravada. El fallo reconoce a José Segado Barbero, como a otros cientos de personas, su «condición de perjudicado en el presente procedimiento». De hecho, la sentencia cifra en 422.450 euros el dinero que los progenitores recaudaron pidiendo financiación para los tratamientos de la enfermedad rara de su hija, pero que emplearon para fines particulares.

En caso de insolvencia

El fallo expone que tendrán que devolver todos los donativos que recibieron y «en el caso de insolvencia de los acusados, la Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia y enfermedades raras de Baleares deberá responder con carácter de responsable subsidiario». El abogado de Frutas y Verduras El Monarca explica que «el juzgado les embargó casas, coches de alta gama y dinero en la cuenta, pero ahora hay que ver si tienen para devolverlo todo». Otro inconveniente para que su cliente pueda recuperar su dinero se debe a que el fallo no es firme y Fernando Blanco y Margarita Garau recurrirán las penas de cárcel que les han impuesto de cinco años y tres años y medio, respectivamente.

Los padres de la menor fueron detenidos en diciembre de 2016 y desde entonces el empresario aguarda a que le devuelvan su donativo. «Reclamaremos los intereses de demora», advierte el letrado.

Pese al revés que se llevó con la Asociación de Nadia, durante estos años el dueño de El Monarca no ha dejado de ser solidario con iniciativas como el primer equipo de España de 'Dragon Boat BCS' ('Breast Cancer Survivor', Supervivientes de Cáncer de Mama). «No sé si recuperaré los 3.000 euros, pero si lo consigo lo volveré a destinar a fines sociales, que era para lo que entregué esa suma de dinero», se compromete José Segado Barbero.

Temas

Cárcel