Dos mil jornaleros se ven obligados a parar en Cieza por la amenaza de heladas

José Agustín, ayer, colocando una manta térmica en una finca lorquina de Campillo para proteger el brócoli del aire polar./Paco Alonso / AGM
José Agustín, ayer, colocando una manta térmica en una finca lorquina de Campillo para proteger el brócoli del aire polar. / Paco Alonso / AGM

La Aemet avanza que el aire polar desplomará los termómetros hasta los cuatro grados bajo cero en las comarcas del Altiplano y el Noroeste

A. GÓMEZ MURCIAJORGE GARCÍA BADÍA Murcia

El aire polar empieza a causar los primeros contratiempos al campo murciano. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) emitió ayer un aviso amarillo alertando de que en las comarcas del Altiplano y Noroeste los termómetros pueden llegar a situarse por debajo de los -4 grados centígrados entre las 3 de la próxima madrugada y las 9 de la mañana de este jueves. Luis Bañón, de la Aemet, prevé que «conforme avance la semana parece seguro que caerán más las temperaturas» y la madrugada del viernes «será la más fría».

Las heladas se extenderán al Valle del Guadalentín y la Vega del Segura, y en el Campo de Cartagena se llegará a los cero grados. La ola de frío de febrero no ha llegado a rebasar ninguna efeméride todavía, pero se prolongará hasta el próximo domingo por la mañana y Bañón advierte de que «la suma de las horas de temperaturas bajo cero de este episodio, puede generar daños en el campo». Y no exageraba, ya que en Cieza, a modo de prevención, los productores han cesado las tareas de aclareo iniciadas hace escasos días.

Esta decisión ha afectado a 2.000 temporeros que a causa del ambiente gélido han visto truncada drásticamente la labor que venían desempeñando hasta ahora. Los picos que se prevén de entre 2 y 3 grados bajo cero, de prolongarse varias noches de forma consecutiva, «podrían afectar a un 60% o 70% de la cosecha de variedades extratempranas que se encuentran en flor», alertó Manuel Martínez, presidente de Coag Cieza.

La localidad albaceteña de Nerpio registró -14,8 grados, la mínima más extrema de toda España

«Ello supondría perder el 10% del total de toda la producción frutícola de Cieza prevista para esta temporada y miles de puestos de trabajo de recolectores». Los árboles de nectarinos y melocotoneros son los que corren más peligro y algunos productores ya han tomado medidas como la quema de bidones de parafina, de alpacas de paja y maíz prensado a la salida del sol, con el fin de que el calor evite que se pierdan las flores abiertas de los frutales.

En las fincas ciezanas están proliferando los aerogeneradores de viento para luchar contra las bajas temperaturas y los populares 'pajaritos', que aprovechan la liberación de calor producida al congelarse el líquido elemento para generar una lluvia artificial que sale pulverizada a unos tres metros del terreno mediante un tendido de aspersores de agua.

«La aspersión supone realizar un gasto de entre 18 y 20 metros cúbicos a la hora, por cada hectárea, y de prolongarse demasiadas horas el pico de frío, un agricultor se encontraría ante la paradoja de haber salvado la cosecha de las heladas, pero no poder regar luego la fruta para que adquiera el calibre necesario de salida al mercado». En el Valle del Guadalentín los agricultores también están en alerta, y productores como José Agustín se afanaban ayer en colocar mantas térmicas en su plantación de brócoli en la pedanía lorquina de Campillo. «Existe bastante preocupación. El frío polar quema las producciones y los árboles», reflexionó el presidente de Coag, Miguel Padilla.

Coliflor, lechuga, brócoli, alcachofa, limones y naranjas son las producciones que estarán más expuestas a la caída de los termómetros en el Guadalentín. «El episodio que viene es tremendo», remarca, preocupado, Padilla.

Siembra de cereal en Moratalla

Luis Bañón explicó que se trata de «aire polar depositado por una borrasca» y que está provocando temperaturas de -2 grados en Lorca, Yecla y Jumilla y de -1,2 grados en Cieza. «Hay variedades tempranas de almendros que están en flor y se pueden quemar en pedanías altas de Lorca y el Altiplano», indicó el presidente de Coag. A la organización agraria también le preocupa la floración temprana de Bullas y Mula.

Los valores térmicos más bajos se dieron la madrugada del martes en la pedanía caravaqueña de Los Royos, con -4,6 grados, y en la pedanía moratallera de Benízar, con -2,7 grados. Estas temperaturas están favoreciendo que la nieve no se derrita en zonas altas y el panorama parece que no cambiará durante el fin de semana: hay previsión de nieve el próximo sábado en el Noroeste. María José Soria, de Coag en Moratalla, aclaró que las nevadas y la ola de frío, de momento, no han afectado a las producciones. «Solo han causado retrasos en tareas diarias, como la siembra del cereal y arar tierras».

En el municipio están en guardia porque en la provincia límitrofe, en Albacete, en la localidad de Nerpio se registraron 14,8 grados bajo cero, la mínima más baja de la madrugada del martes en toda España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos